jueves, 4 de febrero de 2010

COMO SE COMERCIA EL LICOR "CALDO DE GALLINA" EN ECUADOR

El "caldo de gallina" no solamente es una comida típica del Ecuador, sino también un solicitado licor alcohólico que en determinados pueblos, se lo elabora de manera artesanal a base precisamente de carne de gallina y de res -de allí su nombre- y que es consumido sobretodo en fiestas populares y familiares.

Pues bien, vi un reportaje en un canal internacional ecuatoriano de esos que se emiten por todo el mundo y que aparentemente promocionan el turismo en Ecuador, en el que se contaba con imágenes y comentarios que la ciudad de Baños era muy conocida turísticamente, no solamente por sus aguas termales sino también porque se elaboraba y se vendía este producto.

Un fabricante contaba que su máximo tesoro era la tradición familiar que aguardaba el secreto de la fabricación del auténtico "caldo de gallina", trasmitida de generación en generación.
Sin embargo, según mostraban las imágenes, el producto se lo elaboraba no sé si en un garaje, en una cocina o quizá en el salón de su casa, para luego destilarlo en unos barriles de plástico y por último se lo envasaba para ser vendido en botellas usadas que tampoco se sabía si previamente habían sido lavadas o desinfectadas. Luego comentaba feliz a manera de promoción, que la gente llegaba preguntando a cualquier transeúnte o vecino, dónde quedaba su original fábrica y que si era allí mismo, ya que en otras ocasiones habían comprado el licor y resultaba que no era lo que habían buscado y que esperaban que ahora sí hayan tenido suerte.

El reportaje concluía como un hito de la comunicación, con una imagen de la botella, sin ninguna etiqueta o nombre, con el mencionado licor en todo su esplendor.

Lógicamente el turismo de una ciudad y de un país se promocionan a través de su riqueza cultural que abarca el trabajo artesanal y gastronómico de su gente, como sucede por ejemplo con el vino y el queso en Europa, Chile o Argentina , o con el tequila en México o el pisco sour en Perú y que al parecer, nuestras autoridades parecen no entenderlo.

Espero que algún día cambien esto en el Ecuador, pero si los mismos interesados desconocen sus derechos dudo que esto pase. Pero no quiero ser pesimista y espero que mejore su suerte con la ayuda de la informática y de los ahorros familiares, como ha sucedido por ejemplo con los helados de Salcedo, que ha llegado a un nivel de industrialización admirable y cuyo producto se lo exporta a nivel internacional, llevando el sabor inigualable de la fruta de la provincia del Tungurahua a travéz de sus helados. O en el mejor de los casos, que el Gobierno tenga como prioridad nacional, el fortalecimiento de esta industria que permitiría fomentar y potenciar a estos pequeños micro empresarios, para que trabajen en condiciones adecuadas que les permitan ganar un sustento que les permita vivir dignamente a él y toda la familia, al mismo tiempo que garantizan al público un producto típico y artesanal con las mínimas condiciones de higiene, fabricación y calidad.
 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razon quien nos garantiza el producto, ojala lo que relatas sea leido por muchos ecuatorianos y dejemos de ser conformistas te felicito tu articulo

isabel collins dijo...

Así es. El compromiso debe empezar por nosotros los ciudadanos para exigirnos a nosotros mismos y a las autoridades controles que beneficiaran a todos y al turismo ecuatoriano. Por otro lado, para que nuestra pésima televisión, tenga cuidado en emitir programas que a la final muestran una imagen errónea de nuestro país. Saludos