martes, 30 de agosto de 2011

EL PARADOR DE SAN MARCOS Y LA PROTESTA CIUDADANA QUE EVITÓ SU DESAPARICIÓN




Fotos Parador de San Marcos: Isabel Collins



Foto: Antiguo Municipio de Quito




Foto: Nuevo Municipio de Quito

Hace unos días estuvimos en el Parador Monasterio de San Marcos en León. Sobra decir que es una de las mas bellas obras arquitectónicas del Renacimiento español, construída inicialmente en el siglo XII por sugerencia del Rey Alfonso XII y la Reina Sancha de Castilla en las afueras de la ciudad, a orillas del río Bernesga y cuya finalidad fue hospedar a la gente pobre del Reino y a los peregrinos del Camino de Santiago. Actualmente es un Parador Hotel 5 estrellas y se divide en tres estancias: Primero el hotel propiamente dicho, que alberga además importantes obras pictóricas, muebles, tapices y esculturas de la época y contemporáneas; la segunda estancia es la Iglesia y la tercera el Museo que guarda también importantes obras, destacándose principalmente el Retablo de San Marcelo.

Lo que mas me llamó la atención, a mas de la belleza de sus detalles, fue el hecho de que posee una intensa historia, ya que luego de haber servido como monasterio hospital durante varios siglos, en el siglo XVI fue derrumbado y construído otro, por orden del Rey Fernando el Católico. A partir de allí ha tenido varios usos, siendo los mas importantes el de cárcel, centro de enseñanza, casa de misioneros, caballerizas, diputación, ministerio, prisión militar y el mas severo y saturado campo de concentración durante la guerra civil española.

Pero lo mas llamativo fue que en el año 1875 - ¡1875!-, la población civil impidió que el Ayuntamiento lo derivase junto con otras importantes edificaciones, lamentablemente ya desaparecidas de la ciudad de León. Me parece increíble que desde ya en el siglo XIX, la gente estuviera informada y tuviera conciencia de la importancia cultural de sus edificios históricos y mas aún, de hacerse oir y respetar a través de la protesta social, cosa que lamentablemente al parecer no ha sucedido en Ecuador, ya que casualmente me topé con una fotografía del antiguo y bellísimo edificio del Ayuntamiento de Quito, que guardaba armonia arquitectónica e histórica con los edificios colindantes que rodean al parque de la Independencia, y que fue derribada y reemplazada por un edificio que para mí, destruye grotescamente dicha armonía.

Nadie sabe porqué razón, motivo o circunstancia se tomo la decisión de realizar semejante culturicidio, ya que ni siquiera buscando por internet aparece ni quien fue el arquitecto que lo realizó ni el alcalde que lo permitió, por lo que entiendo que ni siquiera polémica existió sobre el asunto, como si el edificio hubiera aparecido allí por generación espontánea o que siempre estuvo allí y que se acepta su presencia con resignación. Menos mas que hoy por hoy, tanto autoridades como población han tomado conciencia de esta situación y mediante ordenanzas se impide la destrucción de edificios históricos y se sanciona a los culpables, aunque aún falta mucho por hacer, porque muchas de estas sanciones se dan cuando el daño ya está hecho.

Parece que una de las sanciones es precisamente volver a construir el mismo edificio con las mismas características que ya me gustaría a mí, lo hicieran con el edificio del Ayuntamiento, para así devolvernos a los quiteños y ecuatorianos, parte de nuestra historia y nuestra cultura.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Está genial ¡