miércoles, 27 de febrero de 2013

EL ENCANTO DEL LIBRO USADO

Foto: Cuesta de Moyano.Jessica Jiménez Z.
Foto:lokoelrugby.wordpress.com

Hoy hablaré sobre los libros antiguos o usados.

Ya desde mi época de colegio y de universidad, con mi escuálida economía de estudiante, que sobrevivía con la paga semanal que me daban mis padres, intentaba conseguir libros que me apasionaran leerlos y por ello, en la búsqueda permanente de libros económicos, caí accidentalmente en dos librerias, -por así llamarlas, ya que no eran sino lugares donde estaban amontonados miles y miles de libros- ubicados en una calle paralela a la calle Oriente de Quito. Digo "paralela" porque con el pasar del tiempo fuera de Ecuador, evidentemente olvido ya ciertos detalles, como  algunas calles aledañas a las principales de mi Quito adorado.

Como decía, caí accidentalmente en dichas librerías donde, no sé si consicientemente o no, sus dueños acumulaban gran cantidad de libros  y revistas usadas, atesorando verdaderas joyas literarias. Habían además revistas entre las que particularmente encontré una "Selecciones" de 1937 y otra de los años 60 que, especialmente ésta última, hablaba de nuestro ex Presidente Galo Plaza Lasso, como un revolucionario que llevó por la senda del desarrollo agrícola a nuestro país. También encontré libros de diversa temática, cuyo atractivo más importante me parecían las ilustraciones o dibujos que revelaban oficios antiguos ya desaparecidos como el de dibujante, y que tuvieron su máximo apogeo en épocas donde las fotos por ser tal vez caras y difíciles de conseguir, eran escasas.

Desconozco si dichas librerias seguirán existiendo, si no,sería  una pena, ya que además del ahorro que significa para personas que no pueden adquirir libros a precios accesibles, son un verdadero centro de acopio de estas joyas  que en ningún otro lugar se podrían encontrar.

Afortunadamente ya en España, pude constatar que el culto a los libros usados está muy arraigado en este país y que yo no era un bicho raro en el tema. En la famosa "Cuesta de Moyano" ( calle Alonso de Moyano), existen permanentemente todo el año, quioscos que venden estos libros, y del que por lo que me acabo de enterar, se pretendió desaparecerlos. Gracias a la protestas de intelectuales y ciudadanía en general, no se cometió tal crimen y podemos seguir gozando de ellos.

Así mismo, anualmente se realiza la Feria del Libro Antiguo en el Paseo de Recoletos, donde se puede comprobar la cantidad de librerías que venden libros usados a lo largo de toda la geografía española, e incluso las hay especializadas en diversas temáticas como libros usados de temática militar, de temática comunista, de cómics, de cine o de temática erótica. Para todos los gustos.

A dichas casetas - la Cuesta de Moyano-  necesariamente no me gusta acercarme con una idea en concreto, sino mas bien voy con la idea de encontrar algo que me sorprenda. Y siempre vuelvo a casa con un tesoro en las manos. Es lo que hacemos todos los que nos gusta este tipo de libros y en ello está su encanto.

Además de la fascinante variedad de libros, se puede encontrar mapas, colecciones, grabados y libros que tal vez fueron editados solamente una sola vez.

Me emocioné las veces primeras, al encontrar antiguas revistas de cómics, pero desafortunadamente no existen en España los cómics que nos hacían reir y disfrutar antaño en Ecuador, tales como Condorito, Lorenzo y Pepita, Archie y sus amigos, Kaliman, entre otros. Supongo que venían desde México o Argentina ya que ni los conocen por aquí. Una verdadera pena, ya que eran muy buenos. En mi último viaje a Ecuador compré en una de esas librerias que uno se siente turbado de entrar de tan elegantes y caras que son, un Condorito, y la verdad una lástima. Mal fotocopiadas, nada digitalizadas, en papel periódico y con cuatro hojas. Todo ello, tres dólares. Un robo.

Menos mal que  Snoopy y Mafalda son mundialmente famosos y los hay en España en diversas versiones, tanto usadas como nuevas, lo cual son fáciles adquirirlos.

En cuanto a los libros, me causa nostalgia y  curiosidad por saber en qué manos estuvieron o quien tuvo interés de guardarlos o coleccionarlos, además descubrir anotaciones y tal vez alguna pista que sugiera quien fue su dueño. Disfruto de su olor característico y de su encuadernado muchas veces de tipo manual. Y en cuanto a sus contenidos, me llama la atención los modos de entender que sobre un mismo tema podrían tener en distintas épocas.

En fin, tantas historias que puede aguardar un libro viejo, cuyas páginas fueron disfrutadas por otros y que gracias a estas librerías, también las podemos leer.


4 comentarios:

newshub.es/actualidad dijo...

un domingo a mes hay en mi ciudad un mercado de atiguedades. alli voy a buscar libros de segunda mano. algunas veces me estraño de que encuentro :))

Jessica Jiménez Z. dijo...

Cuéntame dónde los ves, en qué ciudad?. Seria interesante que lo contaras y nos lo compartieras :)

newshub.es/actualidad dijo...

en almeria capital hay um mercado cada domingo ( puche almeria ) yo vivo en roquetas de mar cerca de almeria aqui tenemos un mercado ( soho ) una vez al mes. si señora, le voy contar los titulos que encuentro y porsupuesto los precios.

Jessica Jiménez Z. dijo...

Gracias por el comentario. En realidad no es necesario que me indique los títulos y los precios. Como dije, uno no sabe lo que puede encontar en estos mercados y en ello radica su encanto. Lo que me interesaría saber talvez, son las sensaciones, o las cosas únicas que nos impresionan. Un saludo