sábado, 27 de abril de 2013

CODESARROLLO PARA ECUADOR



Foto: Escuela Burkina Faso

 Foto:www.wmhanley.com


 Foto: Deobedo Francis Keré. Archicool&F.Keré

Cuando conocí la biografía del arquitecto  Diebedo Francis Keré ( Burkina Faso, 1965), se me vino a la mente una bonita palabra que alguna vez escuché en una conferencia realizada por la Asociación Rumiñahui aquí en España: CODESARROLLO.

Codesarrollo es la palabra inventada por el periodista y pensador francés de origen argelino Sami Nair, quien a propósito del boom de la migración hacia los paises europeos a principios del siglo XXI, consideró que las migraciones humanas no son un problema como se pretendía hacer creer, sino que mas bien son un fenómeno social mediante el cual, tanto los países receptores como los emisores de inmigrantes se benefician mutuamente. Los migrantes aportan al desarrollo del país donde trabajan con su mano de obra, al tiempo que ganan un salario que envían a sus países de orígenes, contribuyendo a reforzar sus economías, además de ganar experiencia con el que también aportarían a su desarrollo cuando regresen.

Francis Keré es para mí, un ejemplo típico de lo que pretende explicar Sami Nair.

Él, nació en un pueblito de Burkina Faso y era el mayor de doce hermanos que vivían con sus padres en la más grande pobreza. Su padre que era el jefe del pueblo, consideró que su hijo mayor debería aprender a leer y a escribir para que pudiera leerle las cartas que le enviaban las autoridades gubernamentales. Afortunadamente el muchacho aprovechó dicha oportunidad, ya que no solamente terminó la formación profesional como carpintero, sino que ganó una beca para estudiar  en Alemania, terminando de esta manera el bachillerato y luego la carrera universitaria de arquitecto.

Esta extraordinaria historia hubiese terminado allí en Berlin, a no ser porque Francis Keré se dio cuenta que se imponían en su país, proyectos de construcción que no se ajustaban a la realidad de su gente, porque lo vio y lo sintió y por ello, unió criterios de las ambas culturas donde vivió, para dar lo que realmente necesitaba su gente.

Regresó entonces a su país a aplicar sus conocimientos, de tal manera que comenzó a construir viviendas y escuelas empleando materiales propios de la zona que de paso, eran económicos y ecológicos. Es decir que no construía con hormigón armado como se solía hacer, sino que hizo construcciones  bioclimáticas  que le permitían a la población mantenerse frescos en el día y por la noche aprovechar el calor absorvido por los ladrillos de lodo aprisionado, garantizando de esta manera el confort climático.

Es lo que se conoce como ARQUITECTURA SOCIAL, ya que además de construir de acuerdo a las reales necesidades de la gente, las hacía partícipes de su progreso y de su futuro, contratándolas para que realicen dichas construcciones, aplicando técnicas tradicionales. De esta manera no solamente hacía una obra de gran valor social, sino también de gran valor estético y de gran calidad arquitectónica.

No contento con lo anterior, actualmente tiene su fundación que ayuda a los niños de su pueblo a salir del analfabetismo, ya que entiende que sólo la educación los hará libres y podrán ayudar a los demás.

Toda esta historia además de producirme lógica satisfacción que se ayude en algo a cambiar la dramática situación africana, ya que conozco muchos africanos que huyen de la pobreza de sus países y que la pasan muy mal en Europa, la cuento a propósito de la "Operación Retorno" que ha programado del gobierno actual del Ecuador, de tal manera que sirva de motivación para que el famoso "Codesarrollo" pueda ser una realidad, a través del aprovechamiento del talento humano que se ha formado en los países donde mayormente han (hemos) migrado los ecuatorianos y donde han adquirido valiosa experiencia y capacitación, de tal manera que no solamente se les ofrezca un empleo, sino también que se tome en cuenta su experiencia ganada y su opinión, ya que al igual que este arquitecto de Burkina  Faso, al vivir en diversas culturas les permite considerar qué realmente le hace falta al Ecuador y qué cosas son necesarias de aprovechar de sus conocimientos.

De esta manera, indudablemente todos saldríamos ganando, ya que aprovecharía y se estimularía el regreso de los trabajadores inmigrantes y el país, se ahorraría mucho dinero al no tener que estar importando talento humano que capacite y que trabaje.

No hay comentarios: