lunes, 14 de octubre de 2013

LA "CASA NEUSTAETTER" EN QUITO


 Foto: Plano de la casa www.domusurbano.wordpress.com



 Foto: www.domusurbano.wordpress.com




Conocí a Gisela Neustaetter - "Gi" para sus allegados- en los 90', por un asunto de índole personal que no viene al caso y coincido con la mayoría de opiniones de quienes lo conocieron de cerca, que era una mujer de gran sensibilidad social y de grandes inquietudes artísticas, plasmada en una gran cantidad de obras sociales y en su obra cumbre "La Casa de la Música" ubicada en Quito, capital del Ecuador.

Tuve la oportunidad también de conocer su casa, la misma que me impresionó por su arquitectura y su belleza, diferente claro está a lo que se llevaba en aquellos tiempos, ya que era de estilo vanguardista y moderno, que pese a que había sido construída hace ya 40 años en ese entonces, se mantenía muy bien conservada.

Al recordar su casa aquí en España donde resido, busqué información en internet y conozco que había sido construida por el arquitecto checoslovaco Carlos Kohn entre los años 1953 y 1955. En el blog domusurbano.wordpress.com indica además que el hermano de Gi, Philip Tolnizir fue alumno y luego miembro del equipo de la escuela Bauhaus, lugar que tuvo como profesores a famosos arquitectos como Mies Van del Rohe, Walter Groupies o Hannes Meyer, por lo que no sería raro que naciera de allí su interés por la arquitectura moderna y fuera el motivante para el diseño de la casa "Neustaetter".

Entre sus variadas obras de arte, me comentaba con cierta amargura, que según había podido deducir, probablemente el Ecuador sea el único país del mundo donde los conciertos de música clásica eran gratuitos y que sin embargo la gente no acudía a escucharlos. Tal vez por ello, se había propuesto junto a su esposo ya fallecido en aquella época, construir con sus propios fondos la famosa "Casa de la Música", para acercar este arte a la gente de toda condición social y económoca tanto de Quito como de todo el Ecuador.

Pero volviendo a la vivienda motivo de este escrito, no hubo rincón que no me llamara la atención, de manera especial el cuarto de huéspedes, que tenía un acceso independiente del resto de la casa, para evitar molestias tanto al invitado como a los dueños de la misma. Esta habitación contaba además, de un preciosa chimenea que debía ser de gran utilidad, considerando que la casa se encuentra en un zona de alta presencia la niebla y frio, características típicas del nor-oriente de Quito. El baño, era de un lujo impresionante y me contó Gisela que lo decoró siguiendo el estilo de los grandes hoteles europeos, predominando los colores negro y blanco y el mobiliario moderno de líneas rectas, seguramente importado desde Europa conjuntamente con el mobiliario de la cocina. Además Gisela, me indicó que en dicho dormitorio habían pernoctado intérpretes famosos de la música clásica, a quienes ella acogía con hospitalidad, para que luego compartiesen su arte en el teatro Sucre, a un reducido grupo de personas de Quito que valoraban este tipo de música.

Siguiendo con el inmenso dormitorio matrimonial que se encontraba dividido en dos estancias por un precioso baño central y al mostrarme sorprendida por este detalle, me explicó que en Europa era común este tipo de divisiones, de tal manera que las parejas dormían separadas al mismo tiempo que compartían habitación y baño.

La biblioteca, estaba copada de libros sobre la historia, fotografías, etnografía, etc. de Quito, ciudad que amaba con locura. Toda la casa estaba decorada de muebles, lámparas y armarios de un diseño modernista probablemente Art Deco.

Redunda decir que todo era precioso, ya que hasta la zona de servicio lo era, ubicado en el segundo piso de dicha casa. También poseía un invernadero con variadas plantas, donde se relajaba disfrutando de ellas en sus tiempos libres.

Por último, desde la casa que estaba rodeada de un impresionante jardin, divisamos una hermosa vista del Quito Moderno mientras ella me confesaba con cierta satisfacción, que había sido y era inmensamente feliz en dicha casa.

Gisela ha fallecido hace ya algunos años y sé que actualmente la casa "Neustaetter" se ha convertido en un restaurante y espero sinceramente que no haya sido modificada ni destruída en su esencia misma, considerando bajo qué conceptos fue construída, por lo que sería ideal que mas bien sea considerada patrimonio arquitectónico de la ciudad, como un referente de viviendas de estilo modernista que comenzaron a construirse en un Quito que se expandía hacia al norte desde mediados de los años 30', luego de un amplio debate ciudadano en el cual se consideró que se debía respetar la arquitectura colonial del Centro Histórico de Quito para dar paso al hormigón armado, que persistía en formar parte de la arquitectura del país.

No hay comentarios: