miércoles, 26 de julio de 2017

LA BELLEZA DE LA MUJER EN LA POLÍTICA

Foto: elmundo.es


Balzac ha descrito muy bien esa maniobra, cuando aconseja al hombre que la trate como esclava, persuadiéndola de que es una reina.” Simone de Beauvoir. “El Segundo Sexo”.

El gobierno nacional del presidente Lenín Moreno ha iniciado la llamada “Gran Cruzada Nacional” en contra de la violencia a la mujer, que ha sido bien recibida por todos los sectores de la sociedad ecuatoriana. Sin embargo, considero que de nada sirven este tipo de bien intencionadas campañas ya que, por otros medios, se hace apología a la violencia de formas más sutiles, que al final, son lo mismo ya que, por todos es conocido que los medios de comunicación ejercen poderosa influencia no solamente en la opinión de las personas sino también en su forma de entender la cultura y hasta en sus modos de ver la vida.

Por lo mismo, no es raro que la belleza física de una mujer y más, si ésta es política, sea ensalzada por éstos y, en consecuencia, dejen un mensaje equivocado a la sociedad, al considerar que la belleza física es una cualidad importante incluso, por encima de las cualidades políticas y de otra índole que pueda poseer una mujer. Prueba de ello, es la cantidad de ex misses y ex presentadoras de televisión que han sido electas para dignidades populares para luego, desempeñar un papel lamentable en los cargos asignados, demostrándose que han sido un simple adorno o un relleno en las listas que buscaban sacar votos a como dé lugar, incluso apelando a los que no conciencian en la responsabilidad cívica de su voto. Así mismo, es triste constatar los múltiples casos de violencia doméstica que son tratados como de crónica roja e incluso parodiados en los medios audiovisuales, provocando por lo mismo, la mofa e indiferencia de la sociedad.

Sin duda y por tal razón, creo que no se ha avanzado mucho en políticas de igualdad de género en Ecuador ya que los entes encargados de guiar a la opinión pública y, lo que es más curioso, las mismas mujeres políticas, no se han concienciado de lo que está pasando y al contrario, se han preocupado más bien de defender y magnificar supuestos atentados a los derechos de las clases pudientes, mientras minimizan los del pueblo llano.

Todo esto me ha llevado a la reflexión a propósito de un reportaje realizado en un medio escrito ecuatoriano, donde se entrevista a unas asambleístas las mismas que han sido fotografiadas excesivamente maquilladas y vestidas con vaporosos vestidos de color blanco dando así, una falsa imagen de una supuesta libertad, con preguntas que abarcan tópicos que parecían resueltos dentro del manejo de las entrevistas, como el mismo titular que las presenta como “La bellas de la Asamblea al banquillo”. En cuanto al tema político, éste es tratado con sarcasmo y prácticamente delegado a un segundo plano, con preguntas propias de farándula como: ¿Alérgica a los chatos o narizones?, ¿Confesaría que cuando estuvo en China, usted comió?, ¿Con qué peca Anita?, ¿De reina de belleza, a reina del hogar y ahora reina de la política?, ¿Qué le dice su espejo?, ¿A quién le daría un zapatazo?, ¿… un besazo?, Usted tiene fama de peleona ¿a quién invitaría a un ring de boxeo?, ¿Hoy sus labios hablan más que su mirada?, etc.

Recordaba por lo todo lo anterior, que, hace algunos años, leí una preciosa entrevista realizada para la revista femenina “TELVA” -que de femenina tiene lo básico-, a la presidenta del Partido Popular Vasco de ese entonces, Arantza Quiroga quien, -como creo que debe ser un entrevista para este tipo de personajes-, se la presentó como lo que era conocida, una destacada política del Partido Popular y para lo cual, se le tomó fotografías en los lugares emblemáticos de su jurisdicción como la ciudad de San Sebastían con su famosa playa y ella misma, vestida de manera discreta pero al mismo tiempo elegante y casual, es decir con unos sencillos vaqueros, zapatos de tacón alto color marrón, una blusa celeste y un “trench” color beis que, hacían resaltar de manera sobria su indiscutible y natural belleza física y el papel que ella representaba dentro de la política.

Ni qué decir que quedó bastante claro quién era Arantza Quiroga ya que se analizaron diversos aspectos de su faceta política particularmente, al haber sido recientemente nombrada presidenta del PP del País Vasco, así como también, de su faceta personal, destacándose para mi sorpresa, sus firmes creencias religiosas al ser católica y reflejadas en su estilo de vida y en su concepto de familia, lo que le ha hecho sumar muchos seguidores.

Al final de la entrevista me quedó un sabor agradable al verme representada como mujer, por alguien que no ha asumido un papel de simple adorno para reforzar el prestigio de un hombre o que utiliza su belleza para escalar posiciones, sino que es alguien que se representa a sí misma, que da aportes a la política y a la sociedad española y que, al mismo tiempo, se constituye en una referencia para la mujer moderna.


Aspectos que, lamentablemente, no se dieron en el primer ejemplo.

No hay comentarios: