sábado, 30 de julio de 2011

ZAHA HADID, UNA PIONERA



Foto: Habitación del Hotel Puerto de América. Diseñada por Z. Hadid


Es la mujer de moda hoy por hoy en España, por ello ha sido reclamada para ser entrevistada por las mejores revistas especializadas o no en el tema. Y no es para menos, ya que ha sido la primera mujer en ganar el prestigioso premio PRITZKER, algo así como el Oscar de la arquitectura en el años 2004, amén de haber ganado previamente numerosos e importantes premios y de haber sido considerada por la lista FORBES y la revista TIME, una de las mujeres mas influyentes del mundo.

Me encanta esta mujer. Su historia personal me parece sumamente interesante y su rostro manifiesta una marcada personalidad, una actitud y una mirada transparente, que delatan la seguridad que tiene de sí misma, lo cual no sería raro porque según cuenta ella, ha tenido una trayectoria bastante dura. Dura, por ser mujer, inmigrante de origen árabe y autosuficiente y luego porque su arquitectura no fue entendida en sus inicios, sobretodo en su país de acogida Inglaterra, donde se pasó casi 30 años sin ser reconocida y donde aún es difícil que sea tomada en cuenta para construir obras importantes allí.

Nació en Irak y perteneció a una familia acomodada. Su padre fue ministro en Bagdag y procuró siempre darle una educación occidentalizada y de excelencia, permitiendo que de esta manera tenga iguales oportunidades que un hombre, algo muy difícil en estos tiempos en Irak. Le contagió de sus ideas liberales y progresistas, mientras que su madre le inculcó su pasión por el dibujo y el diseño, acompañándola desde pequeña a los museos. Mas tarde la enviaron a estudiar a Suiza, Beirut e Inglaterra donde amplió su visión del multiculturallismo, sintiéndose ciudadana del mundo, lo que le permitió adaptarse y evolucionar como persona y como arquitecta.

Sin embargo, pese a que al llegar a Inglaterra, adoptó inmediatamente su forma de vivir, le dio la impresión que era una sociedad machista y racista .Sentía que por ser mujer tenía mas impedimentos para desarrollarse profesionalmente, ya que cuando quería hacer contactos, no podía hacerlos. No era invitada a juegos de golf o a navegar en yates, porque no pertenecía a esa "hermandad", por ello tuvo que trabajar con mas esfuerzo para ser conocida. Durante quince años presentó a concurso muchos proyectos y varios los ganó, pero por una u otra razón éstos no llegaban a materializarse y por ello la conocían como la "arquitecta del papel".

Parece ser que Inglaterra, al ser una sociedad marcadamente conservadora, no se abría a las nuevas tendencias arquitectónicas, sello inconfundible de su arquitectura, por ello, luego de haber ganado un concurso en Gales y su obra no pudo ser construída, la llevó a deprimirse pensando seriamente abandonar para siempre la arquitectura, pero luego salió reforzada de este traspiés y con fé en sí misma, siguió intentándolo una y otra vez. Felizmente, gracias a una ley que salió en Inglaterra que indicaba que todo proyecto ganado en un concurso de una institución pública, debía ser materializado, su situación comenzó a cambiar y pudo a ver la contrucción de sus proyectos. Al poco tiempo llegó el premio PRITZKER, que le abrió todas las puertas a nivel internacional y ser tomada en cuenta para ejecutar importantes proyectos en cualquier parte del mundo.

Espera ser reconocida como una buena arquitecta mas no como mujer arquitecta. Actualmente tiene un estudio con un personal de casi 300 personas repartidos por todo el mundo, apostando por la juventud ya que la mayoría de sus arquitectos rozan los 28 años. Su obra es asímetrica y sensual y en ello radica su originalidad. Utiliza tecnología en 3D que le dá una dimensión futurista o de ciencia ficción a sus obras. Al ser preguntada a que se debe la fuerte presencia de líneas suaves y curvas en sus obras, dice que evoca la forma de los paisajes. A mas de arquitecta, es diseñadora de ropa, coches, elementos de decoración, de hoteles, etc.

Si ha implicado un sacrificio personal llegar hasta donde ha llegado, ella contesta que sí, que por ello no se ha casado y no ha tenido hijos, pero aún así, se siente feliz porque disfruta con lo que mas le gusta hacer en la vida: la arquitectura.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué sitio más acogedor!

Estoy harto de que me hagan pasar por arte cagadas mentales.

isabel collins dijo...

Gracias por el comentario. Creo que arte es sólo expresar belleza.

luzport dijo...

Tener esa visión y materializarla a pesar de las zancadillas te ha hecho grande. Gracias