domingo, 30 de septiembre de 2018

LA SALUD EN ECUADOR, parte 2 (El paciente y otros asuntos)



Como lo había mencionado anteriormente, para gestionar mejor la sanidad tanto pública como privada, se han publicado importantes leyes a lo largo del período democrático español posterior a la dictadura. Por ejemplo, el recurso humano no sanitario como sanitario, son elementos importantes a tomar en cuenta para que funcione bien cualquier sistema de salud ya que, según datos en España y me imagino que en Ecuador también, algo parecido, su presupuesto abarca el 60% del total destinado a su funcionamiento y por lo mismo, considero necesario conocer cómo está distribuido ya que, por ejemplo, de acuerdo a la Ley del Estatuto Marco del personal Estatuario de los servicios de salud que contienen particularmente los derechos y deberes de este personal, las situaciones, las incompatibilidades, el régimen disciplinario y modelo de desarrollo profesional, indica que se divide dos grupos: 1.- El Personal Universitario que lo componen los licenciados especialistas, licenciados sanitarios, diplomados especialistas y diplomados sanitarios y 2.- El personal de Formación Profesional en sus grados superiores que son los técnicos superiores y en grado medio, los técnicos auxiliares.

El personal de Gestión y Servicios cuyas funciones no son de carácter sanitario, se clasifica también, de acuerdo al título exigido de tal manera que, se divide: 1.- En personal con Título Universitario donde entran los licenciados o diplomados universitarios o con su título equivalente y 2.- Los de Formación Profesional con títulos de Técnicos Superiores y Medios o su equivalente.

Todo este recurso humano, al recibir su salario del erario público, debe ser el mejor y para ello, son seleccionados mediante sendos concursos de merecimientos y oposición que, debe ser por ello, se traduce en el buen funcionamiento del sistema de salud al estar conformado por gente profesional que conoce del tema y que ejerce adecuadamente sus funciones, redundando en calidad, eficiencia, organización y en el buen trato a usuarios y pacientes. Lo contrario, está comprobado conlleva más enfermedades y muerte para la población.

En Ecuador existe algo muy interesante que se debe conservar que es, el “Año rural” de los profesionales de la salud que no es sino, la prestación de los servicios de salud en atención primaria por parte de los recién graduados y que tiene una duración de un año, siendo su práctica un requisito necesario para habilitar el ejercicio de la profesión. De esta manera, además de poner en práctica sus conocimientos, conocen la realidad socio-sanitaria del país, reforzando así, su espíritu de servicio en bien de la población.

Por otro lado, en cuanto a la práctica profesional pública y privada, la Ley General de Salud, a lo largo sus capítulos del Título I correspondiente al tema de “Sistema de Salud”, define sus actuaciones sanitarias, la intervención pública con la sanidad individual y colectiva, la inspección y control, el régimen sancionador con los tipos de infracciones y sanciones, su relación con el orden jurisdiccional penal, las competencias sancionadoras, entre otros, de tal manera que no se apele por ejemplo, al presidente de la República de turno, para que se levante la clausura de una clínica, ya que existen las normas y los entes correspondientes, que se encargarían de gestionar y aplicar la ley, de acuerdo a la gravedad del caso.

Parte y objeto principal también del sistema sanitario la constituyen los pacientes y usuarios. La Ley de la Autonomía del Paciente que es de carácter NORMATIVA BÁSICA, o sea, de aplicación en todo el Estado español, determina definiciones legales como qué es un centro sanitario, un certificado médico, el consentimiento informado, la documentación clínica, la libre elección, el médico responsable, entre otros. Así mismo, los derechos y deberes del paciente destacándose los relacionados con la historia clínica tanto en su confección como en su conservación y en su finalidad, la naturaleza de la intervención o tratamiento, así como sus riesgos, posibles complicaciones o alternativas. Entre los derechos del paciente existe uno interesante que es, el derecho a saber cuál es el médico que le atiende y a cambiar de médico.

Por último, existen otras leyes de interés en sanidad como son La Ley orgánica de LOPD (de protección de datos de carácter general), la Ley de Ordenamiento de las Profesiones sanitarias, la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, la Ley de Investigación Biomédica, la Ley de Creación del Consejo de Seguridad Nuclear y de manera particular, la Ley de Cohesión y calidad que es muy importante ya que realiza acciones de coordinación y de cooperación de las Administraciones públicas sanitarias de modo que, se garantiza la equidad, calidad y participación del Sistema Nacional de Salud, así como la colaboración activa de éste en la reducción de las desigualdades en salud. Cabe resaltar de esta ley que, el Consejo interterritorial conocerá, debatirá y recomendará el catálogo de prestaciones del Sistema Nacional de Salud, el establecimiento de las prestaciones sanitarias y los criterios y condiciones de convocatoria de profesionales que aseguren la movilidad por todo el territorio, así como también, las urgencias dentro del centro sanitario o fuera, incluso al domicilio del paciente y durante 24 h del día con atención médica y enfermería.

Como se puede observar, no se ha dejado ningún cabo suelto en relación al personal, paciente, infraestructura, financiación, investigación, etc., profundizando sus acciones mediante leyes de obligado cumplimiento, lo que no sería raro entonces, que la sanidad española se encuentre entre las mejores del mundo. Conviene entonces, conocerla e imitarla, porque no, si ello redunda en una mejor cobertura y atención al objeto principal del sistema de salud tanto público como privado, es decir, el paciente.

No hay comentarios: