viernes, 30 de mayo de 2014

POESIA SOBRE RUEDAS de Pío Abad Troya.



Foto: Portada libro. Jessica Jiménez Z.

Pío Abad Troya. Foto: Jessica Jiménez Z.

Hay momentos en la vida, que ésta nos brinda la oportunidad de cruzarnos con personas que nos invitan a reflexionar sobre el valor de la misma y que tiene sentido conocerlas, ya que nos enriquecen con sus experiencias y con sus ejemplos de coherencia.

Uno de estas personas sin duda, es Pío Francisco Abad Troya, un ecuatoriano residente en España quien a través de su vida y su poesía, nos da lecciones de lucha y superación ante la adversidad, así como también hermosas reflexiones acerca de la amistad, del amor, de Dios y de otros temas.

Su afición por la poesía le viene desde muy temprana edad, ya que durante su bachillerato en la ciudad de Jimbura, Loja, tuvo excelentes maestros que le inculcaron el amor por la creación literaria. Desde ahí, ha continuado elaborando pequeños conjuntos de versos, sobre todo del llamado " verso libre" hasta llegar a publicar un libro en 2006,  llamado “El sueño de los ausentes” con versos y poemas sueltos, nacidos directamente de su inspiración momentánea. 

Como muchos compatriotas ecuatorianos en el año 2000, salió del país huyendo de la crisis económica rumbo hacia España, en busca de un futuro mejor tanto para él como para su familia, ya que él era el mayor de sus hermanos y su padre falleció al poco tiempo de encontrarse en su nuevo país. Siguió trabajando y siguió escribiendo versos, hasta que en el año 2008, sufrió un accidente laboral que provocó que cambien tanto su forma de vivir como su poesía. 

Con su actitud serena y su mirada limpia, Pío manifiesta que con su “nueva forma de vivir, que de ninguna manera es la peor, ya que gracias a Dios puedo disfrutar a mi medida del placer de existir”, su poesía va dirigida “a todos”, es decir a las personas con discapacidad y sin discapacidad, ya que cree que siempre viene bien leer un verso de vuelta a casa del trabajo, en la playa o en una silla de ruedas.

Por tal razón, ha lanzado a finales del año 2013 su segundo poemario llamado “Poesía sobre ruedas”, en la sede de la Universidad Técnica Particular de Loja en Madrid, lugar donde recientemente ha obtenido su título de Abogado y donde tuvimos la suerte de compartir personalmente con él. 

Me comenta que su poeta de referencia es José Martí  y cuando le he preguntado si no ha intentado incursionar en otro tipo de género literario, me ha dicho que está intentando adentrarse en la novela, pero que donde mejor se siente es con la poesía, ya que en ella encuentra la paz que no sabe si la encontrará en la novela. Además, siente que en España desde el principio, han estado muchas personas comprometidos con él en esta labor y que en Ecuador todavía es una asignatura pendiente, aunque espera volver cuanto antes y de esta manera comprometer a su gente con las letras. 

Al leer sus versos, me doy cuenta que la presencia de los amigos, es el tema recurrente de su poesía, por lo que le pregunto qué significan para él los amigos y me contesta sin dudarlo, que lo son todo para él. “Son mi vida”, – dice - al igual que su familia.

Para terminar, transcribiré una poesía dedicada a sus amigos, en el cual plasma lo dicho anteriormente y si alguien está interesado en su obra, pueden escribir a su correo electrónico: pioabad25@hotmail.com para solicitarlo personalmente.

                                                     CAE LA TARDE
Cae la tarde y mis amigos se  van
cada cual a su lecho en la gran ciudad
yo me quedo en el mío sin la soledad
que habita en los pasillos de este hospital.

Cae la tarde y mis amigos se van
pero en la otra tarde de nuevo vendrán
¡Gracias amigos por saber estar
en los duros momentos de verdad!

Cae la tarde, y mis amigos se van
de pronto,  suena mi teléfono
giro el rostro y me es imposible contestar
lloro un momento turbado por la imposibilidad
de saber quién conmigo desea hablar.

Con frecuencia imploro en una oración
Encontrar en algún lado la resignación.

Cae la tarde y mis amigos se van
pero en la otra tarde de nuevo vendrán
¡Gracias amigos por saber estar,
en los duros momentos de verdad!.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Felicitaciones muy bonito poema