viernes, 5 de mayo de 2017

EL FAMOSO CAFÉ GIJÓN DE MADRID





Oleo: Josep Costa Vila



Sin duda, una cafetería que ha demostrado la enorme influencia que pueden ejercer los bares y cafeterías en España, como una forma no solamente de disfrutar de un café, sino también de socializar e incluso de influenciar en la cultura en general, es el famoso Café Gijón en Madrid.

Y lo es, porque en dicha cafetería se dieron cita para dar su aporte a la creatividad nacional y mundial, los más famosos exponentes de la cultura española del siglo pasado, particularmente en los años 50’ y 60’, pintores como Dalí, políticos como Franco o Santiago Carrillo, escritores como Ana María Matute, Federico García Lorca o Valle Inclán, actores como Hemingway o Francisco Rabal e incluso destacados científicos como el Nobel de Medicina Severo Ochoa, los mismos que, teniendo como testigo las llamadas “mesas de los “poetas”, de los “plásticos”, de los “cómicos” o de los “toreros” y, evidentemente al calor de un café, de un cigarro o de una copa, se imbuían en acalorados debates donde competían en ingenio, dialéctica e ideas de los que, seguramente se inspiraron muchos, para crear obras de diversa índole.

Tal fue su importancia que, se asegura además, que todo aquel que deseaba ser alguien en la cultura, acudía al café para hacer contactos y que muchos de sus contratos, se firmaron en sus mesas.

Por lo mismo, no es raro entonces que, el mismo Café Gijón haya emergido como protagonista de óleos de diversos pintores, de obras literarias como “La noche que llegué al Café Gijón” de Francisco Umbral y “La Colmena” de Camilo José Cela o, siendo escenario de diversas películas entre ellas “Viaje a ninguna parte” del actor y director Fernando Fernán Gómez. Allí también se gestó por iniciativa de este último actor, el famoso premio de novela corta “Café Gijón” que, hasta el día de hoy se sigue convocando, aunque dado el prestigio logrado, en 1989 el Ayuntamiento de Gijón en Asturias se ha hecho cargo oficialmente del mismo.

El Café Gijón se encuentra en el Paseo de Recoletos 21 y fue fundado a fines del siglo XIX por el asturiano Gumersindo García. Se dice que, instaló allí su café ya que todos los cafés se encontraban dentro de la ciudad y al estar en aquel entonces el Paseo de Recoletos fuera de la ciudad, tuvo mucho éxito ya que la gente en los veranos, para sofocar el calor, acudía a refrescarse dando un paseo a la sombra de los árboles y de paso se tomaba un café o un refresco en dicho Café.

García lo traspasó en el año 1914 al peluquero Benigno López y fue su viuda, Encarnación Fernández quien lo dirigió hasta su muerte en 1970. Fue ésta última la que prácticamente atrajo a la distinguida clientela, dándole un prestigio y una influencia tal que, incluso se decía que era más honroso tener una silla en el Café Gijón que en la Real Academia de la Lengua Española.

El Café guarda muchísimas anécdotas que han sido contadas por sus protagonistas a lo largo de los años, destacando mayormente la presencia del camarero andaluz Manolo Luna, quien se constituyó en toda una institución dentro del Café ya que, además de ser un gran profesional en su rama era la persona que ayudaba en todo lo que se precie, especialmente si se trataba de ayudar económicamente a quien lo necesitare.


Actualmente el café sigue funcionando, aunque, ha sufrido algunas reformas pero siempre tratando de mantener ese espíritu tan de los años 50 que le dio tanto éxito e inspiración es decir, con sus espejos y terciopelos así como su terraza con sus mesas de mármol y hierro forjado. 

No hay comentarios: