jueves, 31 de agosto de 2017

GOYA primer cronista de guerras




De Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828), definitivamente me atrae más como dibujante que como pintor y me he convencido totalmente de ello, desde que se lo ha comenzado a considerar como el primer cronista de guerras de la historia, gracias a algunas pinturas así como también, a 82 grabados que narran la guerra de independencia española frente a la dominación francesa entre los años 1808 y 1814, detallando en las mismas, toda la crudeza de dicha contienda.
Ya me había impresionado en un principio su genialidad y originalidad para con el lápiz y el papel cuando vi una exposición suya en el museo del Prado en que destacaban “La pulga” que mostraba a una mujer que buscaba una pulga entre su ropa, “Viejo en columpio” y otros de enanos que, mediante trazos seguros, limpios y simples, sin ningún atisbo de duda, Goya de espectador, captaba los momentos para, -probablemente en cuestión de segundos- plasmarlos luego en el papel.
Como decía anteriormente, se lo ha llegado a considerar el primer cronista de guerras ya que en dichos grabados que fueron expuestos en la serie “Los desastres de la guerra”, así como también en su pintura “Los fusilamientos del 3 de mayo”, sacó a relucir las atrocidades cometidas durante aquel conflicto, así como también, dejó planteado su compromiso social al denunciarlas con todo el realismo que le fue posible.
Fue el general Palafox, defensor de esta guerra, quien invitó a destacados pintores y dibujantes -entre ellos a Goya-, para reflejar los daños a los principales edificios de la ciudad de Madrid y aunque, -según leí en dicha exposición-, parece que Goya no estuvo físicamente en ninguno de los escenarios, sin embargo, fue capaz de dibujarlos con todo su realismo como si hubiese sido testigo directo, según le iban contando y en base a sus propias experiencias personales al haber observado las consecuencias de tal terrible acontecimiento.
El mérito de Goya además está, en que antes, se ensalzaban las guerras y batallas a través del arte, mostrándolas épicas o gloriosas, mientras él, cambió esta visión hacia la denuncia social que conlleve a concienciar a la población de las causas y las consecuencias de las guerras, reflejando por ello también, su frustración personal y su impotencia ante ellas.
Sin duda, vale la pena revisar dichos dibujos para concienciar del absurdo del odio entre los seres humanos y constatar además, que Goya en verdad, fue un adelantando de su tiempo y seguramente, inspiración para futuros cronistas de guerra.

No hay comentarios: