jueves, 21 de junio de 2018

EL DEBATE SOBRE EL ABORTO QUE HA SALPICADO A TODA IBEROAMERICA




No tenía aún pensado comentar sobre el tema del aborto a no ser porque, ha salpicado prácticamente a toda Iberoamérica, el intenso e interesante debate sobre la DESPENALIZACION DEL ABORTO desde Argentina, país en el cual, la opción del SI DESPENALIZAR ganó con un apretadísimo margen de 4 votos en el Congreso. Creo que se ha dado lo que se dice popularmente, “una victoria con sabor a pérdida”.

Como iba diciendo, me he visto obligada a comentarlo porque se han emitido opiniones que, a mi modo de ver y sin querer pasar por presumida, evidencian una gran ignorancia acerca del tema y más todavía, pese a que en Ecuador concretamente, la ley contempla el aborto legal en los supuestos de violación o peligro de vida de la madre, existe al parecer, un evidente deseo por parte de los defensores del aborto a apuntarse a la moda de apoyarlo en todos los supuestos ya que, más allá de defender los derechos de las mujeres a hacer con su cuerpo lo que deseen o las supuestas cantidades alarmantes de abortos clandestinos, no han podido fundamentar razones creíbles o prácticas.

Uno de los argumentos y quizá sea el que más pesa entre los defensores de la despenalización por ejemplo, es que la defensa de la vida del NO NACIDO tiene una gran implicación religiosa al abanderar particularmente la Iglesia Católica -cosa curiosa- la defensa POR LA VIDA, lo cual es falso por cuanto, la defensa del derecho a la vida de UNA PERSONA, la defienden muchos ciudadanos conscientes de diversas tendencias religiosas, económicas o sociales y no solamente los católicos. Por esta supuesta injerencia inclusive, hasta se ha convertido en una mala palabra la palabra “PRO VIDA”, como si la defensa de la vida humana fuera un defecto o un estigma para ser rechazados por la sociedad y demostrándose por esta causa, una gran incoherencia entre aquellos que dicen defender a los desprotegidos por la sociedad y que, sin embargo, ante un ser humano que no puede hablar para defenderse o expresar lo que desea, no lo hacen.

Otro de los argumentos bastante argüidos por los que están a favor del aborto es que los países que contienen dicho derecho, son más desarrollados, lo que supuestamente pondría a Ecuador concretamente, en desventaja frente a ellos y que, con el aborto se solucionarían todos los problemas derivados de la sexualidad irresponsable.

Nada más alejado de la realidad.

En los países desarrollados como en el caso de España concretamente, hoy por hoy, los abortos superan a los nacimientos y ello, no es algo para enorgullecerse ya que ha provocado un alarmante problema de envejecimiento poblacional que, a la larga, está dando ya muchos problemas de índole social y económico ya que cada vez hay menos jóvenes que trabajen para pagar la Seguridad Social que, como sabemos, permiten pagar las pensiones y mantener los servicios de salud para toda la población. Se dice que desde que se aprobó esta ley en 1985 se ha provocado la escandalosa cifra de dos millones y medio de abortos, cifra que se queda corta ya que muchas de las veces no se informan los abortos químicos y que, de no haberse aprobado dicha ley, probablemente ahora existiera un millón más de personas. En otros países europeos como Noruega e Islandia inclusive, se han visto obligados a incentivar económicamente para que los jóvenes tengan hijos ante esta alarmante situación.

Gádor Joya, la famosa activista española Pro Vida inclusive, ha recopilado datos que desmontan uno de los argumentos más defendidos por los abortistas que indican que antes de la aprobación de la ley del aborto en 1985 existían decenas de miles de abortos clandestinos cuando en ese mismo año, luego de la aprobación de la ley, se llegaron a realizar solamente 4 abortos legales en ese año y en 1986, es decir al año siguiente, 400 cantidad que a partir de allí, sí comienza a incrementarse debido más bien a razones de índole social así como también, pese a que aumentó también la información sexual, la venta de anticonceptivos, la venta de la píldora del día después, se ha demostrado que con dicha ley no solamente han aumentado los abortos, sino también las enfermedades sexuales, echando por la borda entonces, que con el aborto se acabaría este problema de salud pública ya que, como se ve más bien, los ha aumentado.

El estado de bienestar de los países desarrollados no se da porque existan abortos legales como hemos podido demostrar, sino porque existen políticas sociales para proteger a las personas, a las familias y a la niñez abandonada, desprotegida y problemática ya que, incluso, hay padres que no pueden hacerse cargo de sus hijos DESEADOS Y NACIDOS y que, los abandonan por no poderlos mantener, haciéndose cargo el Estado de ellos y procurando en lo posible a que lleguen a ser personas de bien.

Un argumento defendido por los proabortistas y que es el que más me molesta porque me afecta como mujer que soy, es el que enuncia que la mujer puede hacer con su cuerpo lo que le venga en gana, que en parte lo comparto porque es así, pero que no puedo estar de acuerdo que, con ese pretexto, consideren un derecho el provocarse un aborto al considerar al feto, embrión o cigoto como PARTE DE SU CUERPO y no, como una persona en sí. Para defender este argumento han presentado ciertas leyes o enunciados médicos que determinan desde cuándo sería legalmente o científicamente considerado una persona sin tomar en cuenta que, lo es desde la misma concepción, ya que, se establece el intercambio de información genética tanto del PADRE COMO DE LA MADRE la misma que determinará la PERSONA QUE SERÁ es decir, sus neuronas, su cerebro, su corazón, el color de los ojos del padre o el color de la piel de la madre echando por esta razón al traste, el argumento que es PARTE DEL CUERPO DE LA MUJER ya que dicha mujer NO TIENE INFORMACIÓN GENÉTICA DEL PADRE del niño, lo que demuestra que es un ser humano único y diferente. Se alimenta sí, depende de ella también a través del cordón umbilical y de ello, deriva la generosidad de nuestras madres al habernos permitido crecer, formarnos y nacer cuando NO LO PODÍAMOS PEDIR. Muchos aducen que sin ese cordón biológico que le une a su madre, el niño no podría sobrevivir porque no es autónomo y yo me pregunto: ¿una persona en coma por ejemplo, que está conectada luego de un accidente a un respirador artificial, ya no sería persona porque no es autónomo?. Otros también dicen, un EMBRION sin el cordón no puede ser ayudado por la medicina y, por lo tanto, morirá irremediablemente y yo digo que, precisamente en estas situaciones o ante una persona en peligro de muerte, está la esencia del sentido de ser humano, la razón por la que estamos en el mundo, precisamente para ayudar a quien no está en condiciones de salvarse o de pedirlo. A lo mejor por eso, es que estorbamos los católicos, porque ponemos en cuestión nuestra razón de ser y nuestra misión en este mundo. 

Los casos dolorosísimos de violación, incesto y otras aberraciones, pretenden justificar también la práctica de un aborto, aduciendo que son HIJOS NO DESEADOS, como si el niño engendrado tuviera la culpa de la violación o como si, eliminando a un ser inocente, se le va a quitar el trauma a la madre. Nada más falso ya que se ha comprobado que más bien, se da un doble trauma en ella, al añadirse a la agresión sexual vivida el asesinato de su hijo y del que muchas de las veces, no se recuperan jamás, requiriendo tratamientos sicológicos de por vida. He conocido casos inclusive, de padres que viven con ese trauma, al no haber sido muchas de las veces, consultados para la ejecución de los abortos por parte de sus sus novias o esposas.

Se debería más bien, ser más drásticos en las investigaciones y en los castigos a los violadores además que, me parece es más saludable llevar a término ese embarazo y luego dar en adopción a la OTRA VICTIMA de este delito, considerando que existen miles de parejas, al menos en España, que están dispuestos a adoptar niños pagando decenas de miles de euros y para lo cual, al no existir en España niños candidatos, se han visto obligados a viajar a países subdesarrollados topándose con una corrupción generalizada que les impide lograr su objetivo. Es obligación entonces por parte de dichos Estados, facilitar los trámites burocráticos para también facilitar a estas personas, la adopción que, muchas de las veces, he podido constatar son personas de gran corazón que hasta prefieren niños rechazados por tener enfermedades incurables. Decir que con el aborto se evitarán niños abandonados en las calles, es desconocer cuales son las obligaciones de un Estado para con sus ciudadanos y un cinismo o ignorancia en toda regla por parte de quienes lo dicen.

Los abortos clandestinos han surgido con miles de pretextos convirtiéndose en realidad, en un problema de salud pública, pero muy bien se sabe que la mayoría son de tipo social como por ejemplo para no tener hijos que no desean, que no se los puede mantener por cuestiones económicas, porque arruinarán sus vidas profesionales, porque prefirieron varones y no mujeres, porque provocarán problemas familiares o de pareja, porque el embarazo dañará su cuerpo, etc. La mejor manera de evitarlos es con la planificación familiar o su prevención mediante anticonceptivos que no abortivos, porque la “píldora del día después” que tanta fama ha alcanzado no es más que un abortivo más, al haber transcurrido el tiempo necesario para que se produzca la concepción.

Lamentablemente, esta despenalización está avanzando por el mundo a pasos agigantados, pero está en nuestras conciencias y nuestra forma de ser, defender la vida de un ser humano que no puede defenderse.

No hay comentarios: