sábado, 4 de junio de 2016

EL GRAFITI COMO AGITADOR DE CONCIENCIAS






Nadie lo ha visto, pero todos saben que fue él. Cuando aparece un grafiti ingenioso y que invita a la reflexión, todos saben que fue BANSKY quien lo ha hecho. Por lo mismo, su obra es esperada con gran expectación a nivel mundial sobre todo por saber cuál es el mensaje que quiere trasmitir y qué lugar del mundo ha sido el escogido para dejarlo plasmado, generalmente entre paredes derruidas o fábricas abandonadas de las grandes ciudades.

Y es que el grafitero es todo un personaje, ya que durante los últimos años desde que se dio a conocer en Bristol, se han hecho muchas quinielas especulando quién será el autor que hace los grafitis más famosos del mundo, tan famosos que hasta han abierto una exposición con 150 de ellos en Roma, no exenta de polémica eso sí, por cuanto Bansky se ha ganado fama como grafitero antisistema y muchos piensan que al participar en la exposición de sus dibujos en un museo, se está contradiciendo con sus ideales.

Pero no por ello dejan indiferentes sus grafitis. Aparte de la calidad artística, capaz de realizarlos en pocas horas seguramente para evitar ser reconocido – o conocido más bien dicho-  y sobre grandes extensiones, destaca el mensaje que deja a la sociedad, que tal vez sea esto último, lo que más valora el público ya que luego del primer impacto, es imposible no reflexionar dichas imágenes bien con agrado, humor o depresión.

Por lo mismo, famosa es su interpretación personal por poner un ejemplo, de la foto del fotógrafo Nick Ut, con la niña vietnamita que huye despavorida del acecho de las bombas, en este caso agarrada de la mano con dos iconos del capitalismo Micky Mouse y el payaso de Mc Donald, para que cualquiera lo interprete como mejor lo parezca, así como también la de Jesucristo crucificado mientras en vez de clavos en su cruz, sostiene unas bolsas a rebosar de compras. ¿Crítica al consumismo?. ¿A  ciertos cristianos incoherentes?. En fin, que cada cual puede hacer su libre interpretación de sus grafitis, que le han dado tanta fama a este genial artista

Pero no contento con ello, Bansky se ha lanzado a materializar ideas no solamente a través de los grafitis sino a través de la construcción de un original y transgresor Centro de Atracciones llamado “Dismaland”, cuyo nombre en sí, hacía ya un juego irónico de letras con la archiconocida “Disneylandia, dando de esta manera, las pautas sobre lo que los espectadores se iban a encontrar dentro. Los excelentes resultados de taquilla y en número de visitantes, demostraron que obras como “Las pateras” desde donde se podía navegar esquivando cadáveres, al igual que lo hacen miles de inmigrantes subsaharianos que arriesgan sus vidas para llegar al sueño europeo o el volcamiento de la carroza de la Cenicienta que se podría interpretar como una crítica a la prensa rosa o a los sueños rotos por ejemplo, dieron fe de ello.

Por mi parte y como admiradora de su obra, espero que nunca se sepa quién es el misterioso personaje, ya que su anonimato junto a la espera por conocer cuál será y en dónde su próximo golpe de efecto, permiten mantener la magia sobre alguien que influye enormemente sobre la conciencia de la gente.


No hay comentarios: