viernes, 15 de octubre de 2021

LOS CONCURSOS LITERARIOS

 

                                           Imagen: ytulibro.com


"Los que pueden actúan, y los que no pueden y sufren por ello, escriben". William Faulkner

En meses anteriores anduve por la red buscando información adicional para publicar mi último libro y caí por casualidad en un blog bastante extraño, por decir lo menos ya que, en el mismo, su dueño se había dado el trabajo –que le tomaría algunos años dada la dimensión de su “investigación”- de recopilar cuanta información negativa sea posible acerca de editoriales y concursos literarios, la mayoría, españoles.

En dicha recopilación se quejaba, principalmente, de la preferencia que se daba a autores españoles en detrimento de los latinoamericanos y llevando con ello -a tenor de los comentarios suscitados- a muchos autores a culpabilizarlos de sus fracasos profesionales, entre ellos, el de él mismo.

Y la verdad, no estuve de acuerdo con ello e incluso, me tomé la libertad de opinar que menos mal, me lo dejó hacer ya que otros se habían quejado que comentarios que no iban con la línea de pensamiento del dueño del blog, eran eliminados. Y manifesté mi desacuerdo en el sentido que dichos concursos o publicaciones son promovidos por instituciones españolas con el objetivo, claro está, de provocar la lectura en los ciudadanos; así como también, que las editoriales tengan la libertad de escoger lo que bien les parezca para publicarlos.

Y en efecto, muchos de estos concursos tienen a su haber muchos años y, pese a algunos desaciertos, gozan de gran prestigio al haber sabido seleccionar a los mejores autores de los cuales, podemos gozar de su genialidad a través de sus obras. De allí, que no me llama la atención la lógica aspiración de muchos escritores para participar y ganarlos ya que ello, sin duda, los consagraría y sus obras podrán ser leídas por todo el mundo recibiendo, además, un aliciente económico que seguramente aliviará muchas de sus necesidades materiales. Este mismo año, el premio PLANETA, por ejemplo, dotará un premio de un millón de euros superando al del NOBEL DE LITERATURA.

Como decía, estos concursos los convocan instituciones públicas y privadas, entre ellos muchos ayuntamientos, autonomías, editoriales o grupos de personas que han creado los premios con el máximo anhelo de promover la lectura como el caso del concurso CAFÉ GIJÓN, que fue creado por el actor ya fallecido, Fernando Fernán-Gómez y otros amigos de las tertulias que se realizaban en el famoso Café Gijón de Madrid. El premio alcanzó tal prestigio que el Ayuntamiento de Gijón lo patrocina actualmente.

Por todo lo anterior, creo más bien, que el dueño del blog y sus seguidores deberían exigir a los gobiernos e instituciones privadas de sus respectivos países a que promuevan más concursos o, que las ya existentes, funcionen mejor para, de esta manera, generar nuestras propias leyendas ya que, en mi caso particular, por ejemplo, me presenté a un concurso promovido por un núcleo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, creyendo fervientemente que era la mejor manera de promocionar mi obra y darme a conocer y, qué mejor que en el país donde yo había nacido. Por lo mismo y conociendo el mal funcionamiento de los correos del Ecuador, escribí un correo electrónico a una dirección sugerida por los organizadores en una web de escritores, con el objeto que me confirmen si la fecha del envío de la obra por correo certificado contaría como dentro del plazo de entrega.

No me contestaron y, desesperada viendo que ya se vencía el plazo, envié otro email y tampoco. Decidí, entonces, contactar en Facebook a través del Messenger y nada. Total, que nunca contestaron. Poco después, vencido el plazo y sin haber participado, me enteré de un ganador anterior que se quejaba que ya eran varios meses del fallo y que no había recibido aún su premio.

Ante ello, no me parece extraño que se busque reconocimiento en otros países, particularmente en España ya que, para más inri, ni los que son portadores de verdaderas joyas literarias a su haber, son valorados. Hace pocas semanas falleció el reconocido escritor ecuatoriano, Eliécer Cárdenas y ninguna institución gubernamental lo lamentó oficialmente. Por ello, en medio de esta sequía cultural celebro que, al menos, se realice la Feria del Libro de Guayaquil que parece va ganando cierto prestigio, aunque, para mi pesar tengo conocimiento que se cobran las entradas cuando debería ser gratuito para que todo el mundo pueda acceder a ella. Así mismo, creo que las obras expuestas deben representar el pluralismo de las ideas y no tener dedicatoria en contra o a favor de algún gobierno.

Solo de esta manera se fomentará el conocimiento de nuestros grandes escritores y la creatividad de aquellos que tienen el talento innato de escribir.

sábado, 2 de octubre de 2021

CRISIS DEL PERIODISMO

 
                                                              

                                                    Vineta: El Roto

"Lo que ves es noticia. Lo que sabes es contexto. Lo que sientes es opinión". Lester Markel

Este blog, que lleva ya trece años de existencia y que nació con la aspiración que su mentora, es decir, mi persona, dé rienda suelta a su vocación furtiva de escritora aficionada, al inculcarme mi padre -como ya lo había manifestado algunas veces- el amor por las letras, ya sea a través de la prensa nacional e internacional o a través de los grandes escritores especialmente, los iberoamericanos.

Aunque, en un principio, me dediqué a escribir mis experiencias como extranjera en España, poco a poco y debido a la situación calamitosa que quedó el Ecuador como consecuencia del brutal feriado bancario y de la erupción del volcán Pichincha, las mismas que provocaron la salida masiva de casi dos millones de ecuatorianos hacia otros países, así como la impresión que me produjo ver la influencia positiva y el aporte de la prensa hacia la sociedad española, fui dando paso a otro tipo de escritos, convencida que al compartir mis puntos de vista acerca de lo que yo consideraba, las causas de la corrupción y el subdesarrollo del Ecuador, fomentando el debate y la concienciación para de esta manera, avanzar de una buena vez, hacia el desarrollo que tanto anhelábamos y para que no se vuelvan a repetir las terribles experiencias de la migración y la inestabilidad en todos los sentidos que vivió el país a finales del siglo pasado.

Lamentablemente, todo ello me ha producido - cosa curiosa y probablemente, gracias a mi independencia- algunas animadversiones de tipo personal, aunque pocas, pero sí llamativas, siendo que yo siempre me había referido a la corrupción de forma generalizada y como parte de las taras del sistema imperante, algo que también con un mínimo de cultura general se sabe que también existe en muchos países, inclusive en los más ricos.

Todo lo anterior me ha llevado, entonces, a la conclusión del inmenso poder que tiene la palabra escrita y, por lo mismo, entendí que hay que llevarlo con mucha prudencia y responsabilidad.

Esto lo comento a propósito de las lamentables noticias que me han llegado en el sentido que un importante diario capitalino adolece de una de sus más severas crisis, pese a que ya en el 2016 había sido traspasado a sus nuevos dueños y que, por lo que se ve, ha sido insuficiente para sacarlo a flote, lo que ha provocado pérdidas económicas importantes debido a la bajada de sus ventas y el consecuente despido de varios trabajadores, muchos de ellos con muchos años de antigüedad.

Esto, ya lo veía venir.

Ya en el año 2015 escribí sobre las maravillosas experiencias de una institución del periodismo español como lo es la periodista Rosa María Calaf quien, además, hace una denuncia de cómo los medios públicos sirven a los intereses privados en vez a la ética y al valor como servicio público. Recomendaba también, el papel del ciudadano en la generación de las noticias y la opinión general, lo que llamaba ella el “ciudadano lector”. Antes, en el año 2012, también hice un llamado de atención e invité a una reflexión acerca de lo que estaba sucediendo en el periodismo ecuatoriano, ya que había leído artículos que ya presagiaban la desaparición del periodismo escrito y hablado a nivel mundial, debido a la irrupción de las redes sociales y del internet y, la escritora Maruja Torres parecía tener la fórmula mágica para evitar aquello sugiriendo hacer un periodismo que diga la verdad, que cuente historias originales e interesantes y que haga entrevistas que despierten el interés del lector. También sugería la normalización de esta actividad al considerar que la autorregulación no era suficiente.

Y luego de casi 10 años de ello, se puede decir que Maruja Torres tuvo mucho de razón ya que lo que ella predijo, ha sucedido: grandes medios que han sobrevivido porque se han adaptado a las nuevas formas de hacer periodismo y resaltando aquello de la ética, del rigor y del contraste; e incluso, han salido nuevos medios digitales que son referentes de credibilidad ya que cuentan la verdad y nada más que la verdad, con información y opiniones objetivas que demuestran el respeto hacia el lector o el televidente.

En Ecuador, pese a los ingentes esfuerzos que hacen algunos medios digitales, parece que ha sucedido y sucede todo lo contrario. Difícil encontrar un medio que ofrezca a la vez, una noticia o una opinión que muestre la otra cara de la moneda, la misma que permita guiar la opinión y el interés de la ciudadanía; incluso, existen medios que hacen alarde la chabacanería y del mal gusto -alcohol incluido- con una grosera manipulación a favor de los poderes de turno y, parece que, lamentablemente hasta con la aprobación de un número nada despreciable de seguidores.

Los medios públicos, tampoco se quedan atrás.

Las noticias se cuentan textualmente lo que indican los partes de prensa emitidos por las instituciones, las entrevistas evidencian una falta de creatividad y de conocimiento de lo que sucede en la actualidad y, parece ser dirigido a un grupúsculo de personas que viven una realidad ficticia que no se compadece con lo que vive y le interesa a la mayoría de la población. No en vano, la mayoría de la prensa escrita tiene precios prohibitivos. Y para una televisión con algo de calidad, se tiene que pagar.

Lo que es más llamativo es que no hay periodistas o estudiantes de periodismo que cuestionen y más bien, brillan por su ausencia.

En fin, que no es raro, entonces, que haya sucedido lo que ha sucedido con este importante medio y con otros y, personalmente, me provoca una honda pena ya que alguna vez si se vivió un periodismo que generaba debate y lo que es más importante, que gozaba de la credibilidad y del aprecio de la población.

jueves, 16 de septiembre de 2021

EL IDILIO DE HEMINGWAY CON ESPAÑA

 



ES MUCHO MÁS DIFÍCIL DESCRIBIR QUE OPINAR. INFINITAMENTE MÁS. EN VISTA DE LO CUAL, TODO EL MUNDO OPINA... Josep Plá

Una de las historias de amor que más me fascina es la surgida entre Ernest Hemingway y España, ya que es como la que viven algunas personas cuando conocen a fondo un país que no es el suyo y luego, la aman. Muchos de ellos se han convertido en ecuatorianistas o hispanistas que, tras el primer flechazo, lo disfrutan aún más profundizando sus estudios y conocimientos sobre ellos. Algo así lo vivió Hemingway, que se dedicó a absorber la cultura de España a través de su gastronomía, la afición a los toros, las tradiciones y su historia para lo cual recorrió el país en coche, ya sea trabajando o turisteando para luego plasmar sus experiencias y sensaciones en muchos de sus libros, convertidos ya algunos, en clásicos.

Como se sabe, Hemingway además de ser un escritor de éxito a tal punto de haber ganado el Nobel de Literatura, fue también periodista y por esto último fue que, en el año 1936, vino a España como corresponsal del “The American Newpaper Alliance” con el encargo de cubrir la Guerra Civil Española apoyando, al poco tiempo y como muchos otros periodistas, al bando republicano.

Sus vivencias durante esa época y su tercera esposa, la reportera Martha Gellhom, fueron su inspiración para escribir su famoso libro “Por quién doblan las campanas” donde, pese a su afección ideológica, documentó con objetividad los horrores de la guerra por parte de ambos bandos. Antes de ello, había escrito también “La Quinta Columna” y el guion para un documental sobre España con el escritor John Dos Passos.

A lo largo de su vida escribió otros libros y reportajes, donde no desperdiciaba oportunidad para mostrar su pasión por la tauromaquia, por ejemplo, como “Muerte en la Tarde” donde hace una reflexión profunda sobre la muerte, el valor, el miedo, las prácticas religiosas en las fiestas, etc. considerando a la lidia, ya en ese tiempo, como un arte decadente, pero arte, a pesar de todo. Consideraba además que solo en España, a través de la fiesta del toreo, podía ver directamente la muerte violenta fuera de una guerra.

En “El sol también sale”, muestra también su pasión representando una escena donde los personajes conversan, mientras miran una corrida de toros en Pamplona.

No en vano, ya de muy joven se había enamorado de Pamplona y de sus famosos San Fermines que, por lo mismo, acudía siempre que podía y adoptando por ello un ritual en los que, se hospedaba primeramente en el hotel “La Perla” para luego de presenciar las corridas de toros, finalizar el días recorriendo los bares de la ciudad, especialmente el “Café Iruña” donde disfrutaba del vino -al que consideraba el producto más perfecto creado por el hombre- y de los pintxos. El hotel “Burguete” de Navarra, en cambio, solía ser su lugar de hospedaje para ir a pescar en el bosque de Irati y probablemente, todo lo anterior sirvió de inspiración gastronómica para su obra “Fiesta” donde, el protagonista, Jake Barnes se sirve de menú una sopa de verduras de primero, trucha frita de segundo y frutas silvestres como postre, hoy conocido como el famoso “Menú Hemingway”.

En Madrid, en cambio, solía comer con sus amigos en el Restaurante “Botín”, considerado el más antiguo del mundo y, en esta ciudad fue que mientras cubría la guerra y estando casado, se enamoró de Martha Gellhorn, quien había sido corresponsal en Alemania durante el nazismo y que, cuando se enteró de la Guerra Civil en España supo que debía cubrirla y ayudar a “parar el fascismo”, ideales que compartía con Hemingway y que probablemente ayudaron a su enamoramiento ya que éste, luego de divorciarse de su segunda esposa, se casó con ella y su matrimonio fue muy apasionado, pero muy turbulento con muchos desencuentros entre los que no faltaron las agresiones físicas y las reconciliaciones.

Se habían conocido en Cayo Hueso en el estrecho de Florida mientras ejercían las corresponsalías y, reencontrándose en España, fraguaron su amor en el hotel "Florida", lugar de hospedaje oficial de los corresponsales de guerra y donde, al no poder pernoctar normalmente a causa de los bombardeos durante algunas noches, las veladas se prolongaban en el “Bar Chicote”. Luego de esa época regresaron a Cuba donde se compraron una casa y con las regalías de “Por quién doblan las campanas” pudieron vivir holgadamente durante algún tiempo hasta que llegó el divorcio.

Llegó a querer tanto a España -según había comentado alguna vez- más que a su propio país, EEUU y su último viaje a España fue en el año 1959 para hacer un reporte sobre la tauromaquia para la revista “Life Magazine” para, al cabo de dos años, suicidarse con una escopeta en su casa de Idaho, EEUU.

jueves, 26 de agosto de 2021

UN MUNDO SIN AMOR de Jessica Jiménez



NO EXISTE EL AMOR, EXISTEN LAS PRUEBAS DE AMOR. Pierre Reverdy


Luego de la publicación de mi primera obra TODO LO QUE QUISIMOS Ser acerca de la inmigración ecuatoriana a fines del siglo pasado y publicada en 2019, tengo el inmenso placer de presentar a mis amables lectores la segunda parte de lo que ya se está convirtiendo en una trilogía sobre la sociedad ecuatoriana. UN MUNDO SIN AMOR, efectivamente, narra la historia de Natalia Echeverría en la búsqueda de sus raíces y que bien podría ser la de cualquier mujer de las que observamos diariamente en nuestro entorno, cuando se tiene que enfrentar sola ante una sociedad deshumanizada y atrasada, teniendo que recurrir a su propio ingenio y fuerza moral para superar los escollos que se le van presentando día a día y descubriendo que, pese a todo, hay lugar para la esperanza.

Se lo puede encontrar tanto en el formato digital  como en formato físico en AMAZON: 

Amazon.com: UN MUNDO SIN AMOR (Spanish Edition) eBook : Jiménez, Jessica: Books

domingo, 15 de agosto de 2021

LA ENFERMEDAD Y SUS OCULTAMIENTOS

 

                                           Foto: bizitegi.org


NO SE PUEDE SER BUENO Y NO HACER NADA. Desconocido


La Enfermedad y sus Metáforas y, más tarde, El Sida y sus Metáforas son unos ensayos escritos por la novelista, ensayista y filósofa norteamericana Susan Sontag quien, mientras padecía un grave cáncer que finalmente la llevó a la tumba en 2004, invitó a la reflexión de cómo la sociedad se refiere al cáncer, al sida o a la tuberculosis de mil maneras, con tal de no nombrarlos directamente, añadiendo más sufrimiento al enfermo al sentirse aislado socialmente, como si dichas enfermedades lo convirtieran en un apestado.

Pese a que dichos libros fueron escritos en los 70’ y 80’, parece que los complejos siguen latentes en la actualidad puesto que, al menos aquí en España, cuando alguien fallece a causa del cáncer – por ejemplo- suele salir en las necrológicas que la víctima falleció a causa de una “larga y penosa enfermedad”, estigmatizando aún más a la víctimas lo que, al contrario, la ciencia sigue avanzando en sus estudios para nuevas terapias y formas de prevención, añadiendo calidad y años de vida a los afectados y, lo que es quizás más importante, provocando que la sociedad sea más tolerante ya que las enfermedades no conocen de razas, edades, ideologías o géneros.

La situación en Ecuador y me imagino que en el resto de países latinoamericanos no dista mucho de lo que sucede en España, ya que no solamente no se nombran estas enfermedades sino que se las oculta y, hasta hace poco, se ocultaban también a los enfermos provocando que ciertas dolencias o discapacidades sean consideras tabúes o desgracias familiares, aumentando la ignorancia en la sociedad y restando calidad de vida a los afectados, ya que no recibían tratamientos adecuados y no se les permitía integrarse en la sociedad. Ni qué decir de las investigaciones científicas ya que, sería por la poca importancia que se les daba, no se investigaba o se investigaba poco, delegando dichos estudios a países desarrollados.

Lo más triste de ello es que los medios de comunicación ayudaban a ahondar esas discriminaciones, ya que existían concursos televisivos donde la fealdad o la cojera, por ejemplo, generaban mofas y risas cuyos efectos devastadores parece que persisten hasta el día de hoy ya que, recientemente, saltó a la opinión pública la discriminación pública por parte -léase bien- de un periodista deportivo contra otro compañero suyo. En cuanto a las enfermedades mentales sobran ejemplos. Podían incidir hasta por generaciones enteras ya que los motes y las burlas se heredaban lo que, redundando en lo dicho anteriormente, provocaba el estigma y la doble victimización de los afectados.

Por lo mismo, pese a que, al menos en los países desarrollados como los europeos se ha avanzado mucho en la visibilización de las enfermedades raras y de las mentales, en particular, aún provocan remezón, reflexión y solidaridad acciones reivindicativas como la decisión tomada por la famosa gimnasta norteamericana, Simone Biles, en las recientes olimpiadas de Tokio, ya que la misma se negó a participar en su especialidad -pese a ser la favorita para la presea dorada- alegando problemas de ansiedad y depresión. Sin duda, primó su bienestar físico y mental en detrimento del prestigio deportivo de su país.

De haber sido este ejemplo frecuente en épocas pasadas, muchos dramas y hasta suicidios se hubieran evitado y, lo que es más importante, se hubiese construido una sociedad más abierta, integrada y tolerante.

sábado, 24 de julio de 2021

TODO LO QUE QUISIMOS SER de Jessica Jiménez




"Somos nuestra memoria". Alberto Borges 

Había visto documentales y leído varios reportajes, acerca de la migración española hacia América y Europa durante los siglos XIX y XX y, de manera particular, durante la Guerra Civil Española y la posguerra, descubriendo que tenían en común, el hecho que había gente que no tenía recuerdos o evidencias físicas de sus familiares o conocidos, los mismos que habían salido del país en condiciones evidentemente extremas, por lo que ante la falta de imágenes o documentos que reflejen de alguna manera las razones de su salida, sus itinerarios o las condiciones en qué vivieron luego en los países de acogida, decidieron crear asociaciones para recopilar toda esa información y, principalmente, para que “no se pierda la memoria”.

Y fue ésta la razón que me llevó a escribir este libro al ser además afectada y protagonista en primera persona de un proceso migratorio desde Ecuador hacia España durante su época más difícil que fue desde el año 1997 hasta el 2001 y, también, porque percibí que era necesario exponer esta parte dolorosa de nuestra historia, pero desde un punto de vista novelístico ya que la información estadística y social, en cambio, goza de abundante información gracias a la preocupación de los respectivos gobiernos de ambos países.

TODO LO QUE QUISIMOS SER, entonces, quiere preservar la memoria con una novela que no habla de hechos reales, pero sí que está inspirada en ellos, con historias que pueden ser la de una madre, la de un sobrino o la de algún amigo, ya que se sitúan no solamente dentro del contexto del drama de la migración sino, también, de la vida misma.

Espero sea del agrado de todos y se lo puede encontrar en las principales librerías, en las plataformas digitales como Amazon o a través de este link:

jueves, 22 de julio de 2021

LA MÍTICA "BLADE RUNNER" DE 1982

 



"El que escribe para comer, ni come ni escribe" Francisco de Quevedo


A vueltas con el tema del cine, gracias a la independencia que tengo para escribir el blog lo que me permite exponer u opinar cualquier tema que se me antoje y en el momento que crea conveniente.

Como decía, vuelvo y esta vez, a poco de cumplirse 40 años del estreno de la película BLADE RUNNER, la misma que se ha convertido en una película de culto gracias a sus sorprendentes particularidades fílmicas, tecnológicas y hasta filosóficas y, también, por ser precursora del llamado género “Ciberpunk” la misma que influyó en los famosos vídeos musicales de los 80 y 90 que se emitían por MTV, así como en el teatro y el cine.

En efecto, BLADE RUNNER, dirigida por el inglés Ridley Scott y protagonizada por Harrison Ford, Sean Young, Rutger Hauer, Edward J. Olmos y Daryl Hannah, entre otros, se estrenó en junio de 1982 y está basada en el libro “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” que fue publicada en 1968.

Cuando fue estrenada, prácticamente lo hizo a pérdida ya que no despertó mayor interés, sobre todo porque le salió en ese mismo año de estreno, una gran competidora: EL EXTRATERRESTRE, E.T. que, sería por su final feliz, que captó mayor simpatía y mayor taquilla a nivel mundial. Pero, conforme fueron pasando los años, la película fue ganando más adeptos, seguramente porque, como en las buenas películas, se va descubriendo mejor el sentido de la misma llegando a ser considerada, no solamente por los entendidos, sino hasta por los científicos gracias a una encuesta realizada por el periódico londinense THE GUARDIAN, como la mejor película de ciencia ficción de todos los tiempos superando, incluso, a la muy conocida 2001: ODISEA EN EL ESPACIO de 1968.

En mi caso personal, nunca la había visto hasta que llegué a España por lo que, probablemente, fue estrenada en Ecuador, pero al no existir un crítico de cine en la prensa, no tuve conocimiento de ella. Fueron tantas las menciones de la misma que no fue que hasta que la vi que pude valorarla y gracias a que lo han trasmitido repetidas veces por televisión, cada vez que la veo me gusta más y descubro toda su belleza gracias a su argumento y a sus efectos especiales.

La película trata de una distopía pesimista que ocurre en el año 2019 en la ciudad de Los Ángeles y que viene precedida por la rebelión de unos robots androides llamados “replicantes”. Estos replicantes tienen un período de vida -se podría llamar así- de 4 años, luego de los cuales deben ser destruidos, probablemente, para que no le cojan gusto a ser como humanos o para que no hagan daño, por lo que son aislados en unas colonias espaciales. Lamentablemente, muchos de ellos, aprenden a tener recuerdos y hasta sentimientos y no quieren desaparecer aún de la tierra por lo que acuden a su inventor y a su fábrica, la Tyrell Corporation en busca de ayuda. Por otro lado, las autoridades, al tener conocimiento de dicha rebelión, acuden a un detective retirado, el veterano “blade runner” Rick Deckard, interpretado por Harrison Ford, cuya función es precisamente eso, cazar a estos replicantes que se han colado en la tierra y desaparecerlos, retirarlos de circulación o quizás, ¿matarlos? A partir de allí, comienza una cacería de igual a igual siendo la trama de la película, una vitrina que nos lleva a la reflexión acerca del futuro, del sentido de ser humano, del papel de la tecnología sobre la sociedad, del individualismo o del cambio climático, básicamente.

En su persecución, Deckard coincide con una hermosa chica llamada Rachael, interpretada por Sean Young, de quien se enamora y resultando ser una replicante por lo que él, la salva de morir, aunque para mi decepción, parece ser que el blade runner también es un replicante, lo que no ha sido ni confirmado ni desmentido por el director del filme, quizás para seguir manteniendo la magia del filme.

Lo llamativo de la película es que, pese a la incipiente tecnología del año 1982, se adelantó a ciertos hechos como es el avance de China como potencia mundial, la probabilidad de hacer habitable la luna o marte, la irrupción de los robots y la tecnología para hacernos fácil la vida e, incluso, para sustituir al hombre en el trabajo, la masificación del cemento en las grandes urbes, entre otras predicciones.

Pero, lo que quizás la hace más atractiva para nosotros, sus seguidores, son las historias reales fuera de la pantalla, aparte de lo accidentada que fue su grabación con despedida del director incluida o la monumental ambientación en exteriores para lo cual necesitaron construir el equivalente a ocho manzanas de edificios; la improvisación de diálogos por parte de los actores en aras de embellecerlos más como el del replicante Roy Batty, interpretado brillantemente por el holandés recientemente fallecido, Rutger Hauer quien, al final de la película y según el guion original debía decir: “Todos esos momentos se perderán” y dijo: “Todos esos momentos se perderán, como lágrimas en la lluvia. Hora de morir…”; o, los escándalos provocados por la actriz Sean Young debido a su cleptomanía, así como la enfermiza atracción sexual con su coprotagonista de otra película, James Woods, que le llevó a éste, junto con su prometida de aquel entonces a denunciarla por acoso y daño emocional, aparte de sus desencuentros con sus compañeros de rodaje de otras películas.

Una película sin duda, que no dejará de sorprendernos, más allá de 2019.


jueves, 10 de junio de 2021

LA OTRA MARILYN


"Solamente aquel que construye el futuro, puede juzgar el pasado".
Nietzche

Me llegó esta imagen de Marilyn Monroe y sin querer, me puse a reflexionar sobre esta -sin duda- bella mujer que, hasta sin maquillaje se la ve quizás aún más bella. Sin embargo, creo que también refleja la verdadera Marilyn, aquella que todos desconocían, alejada de esa imagen glamurosa, erótica y estereotipada con que se consideraba a las mujeres rubias como ella a mediados del siglo XX.

Pero si es de todos es conocido que ella solía deprimirse mucho y que su vida fue una carrera, no solamente cinematográfica sino también, errática debido a que buscó desesperadamente el verdadero amor, quizás a través de una figura paternal de la que careció al haber sido desconocida por su padre y que, por lo mismo, le llevó a casarse varias veces, una de ellas con el famoso escritor Arthur Miller.


Este último matrimonio, posiblemente revela una faceta que poco a poco se ha ido descubriendo, que fue su pasión por la lectura y que fue por ello, que llegó a conocer a quien iba a ser su futuro marido. Marilyn poseía una vasta biblioteca y aseguran los que la conocieron, que leía muchos libros de grandes autores, así como la prensa de su país.

Por otro lado, su dudoso éxito cinematográfico parecía no satisfacerla del todo que se diga. Pese a ser famosas y conocidas muchas de sus películas, no se sentía valorada como actriz y no le gustaba el tipo de películas que hacía. Se comenta que por “Los caballeros las prefieren rubias” y siendo la figura estelar de la misma, fue la que menos cobró e incluso menos que su coprotagonista que hacía de morena, Jane Rusell. Pese a todo, buscó perfeccionarse en el arte dramático con el afán de hacer películas que resalten su talento y por ello, se inscribió en la famosa escuela de arte dramático “Actor’s Studio”, sin poder evitar que muchos de sus alumnos protestaran por su presencia al considerar que no estaba a la altura de las exigencias que requería la profesión.


Como dije anteriormente, se deprimía mucho y aquello, la llevó a un aparente suicidio del que mucho se habla hasta el día de hoy, al insinuar los entendidos que más bien fue asesinada. Lo cierto es que recientemente, se descubrieron accidentalmente una serie de fotografías realizadas por el fotógrafo Bert Stern donde se demuestra su idilio de toda la vida con las cámaras fotográficas, a tal punto que ella participaba activamente en las ideas y la selección de las imágenes a publicarse. Cuando se sentía triste, solía llamar al fotógrafo y experimentaban con estilos, sombras, luces y posturas, logrando por ello imágenes para la posteridad de gran calidad artística. Parece que posar y crear imágenes artísticas, la relajaban.


Sin duda, Marilyn Monroe fue algo más que una bella mujer y un juguete roto, reflejado en su amor al arte en todas sus variantes y debería ser reivindicada por ello.

martes, 18 de mayo de 2021

MIS PELICULAS FEMINISTAS

 

" Ante dos caminos, escogí el menos transitado"

Bueno, ahora toca las películas feministas que me han gustado.

Y se me ha hecho difícil encontrar películas que se ciñan a ese concepto ya que algunas, son adaptaciones biográficas de mujeres que, en verdad han sido pioneras o se han destacado en campos que han sido reservados solamente a los hombres, como es el caso de Las Sufragistas o Mary Selley por lo que, intentaré resumir otras que más bien reflejan a mujeres corrientes y normales, con problemas que les afectan a la mayoría de ellas y que son motivo de inspiración para aquellas que queremos un mundo más justo e igualitario.

1.- “La heredera” con Olivia de Havilland. 1949.- Tal vez el final épico de “Lo que el viento se llevó”, contribuyó a que Olivia de Havilland protagonice esta historia con un final también sorprendente, dada la época en que se filmó donde una mujer no podía decir NO a un futuro predestinado para ella y que, con su co-protagonista, el guapísimo y trágicamente fallecido Montgomery Clift, formaron una pareja atractiva del que seguramente fue el gancho para acudir a verla y que sin embargo, contribuyeron a crear una historia creíble y rompedora.



2.- “Thelma y Louise” con Susan Sarandon y Geena Davis. 1991. Película miles de veces repetida y que, como las grandes, siempre que la veo encuentro una nueva frase o una nueva escena que me la hace valorar y comprender más. Dirigida por el gran Ridley Scott, narra la aventura de dos mujeres cuyas vidas rutinarias las tienen anuladas como personas y mujeres y que, en un viaje de ocio planificado con antelación, les ocurre una serie de acontecimientos fortuitos alrededor siempre de figuras masculinas, los mismos que les van aclarando el sentido de sus vidas, hasta tomar la decisión drástica que les impide volver a las mismas. El final que no me gustó y lo tomo como un simbolismo.


3.- “Las mujeres de verdad tienen curvas” con América Ferrera que también fue protagonista de la exitosa serie Betty en New York. 2002. La película es una producción norteamericana que narra la dura vida de una chica de orígenes latinos en Los Angeles, luchando también por desprenderse de las tradiciones familiares donde, una chica como ella debería casarse y tener hijos además de cuidar a sus padres cuando éstos sean mayores. Ana se cuestiona a lo largo de la película cómo es la vida que lleva y cómo debería serlo partiendo de la aceptación de ella misma con sus virtudes y sus defectos, entre ellas, su propia figura.


4.- “Te doy mis ojos” con Luis Tosar y Laia Marull. 2003. Una de las películas que más me gustan de la filmoteca española y que está dirigida por la gran Icíar Bollían, quien está comprometida a través de su cine, con diversas problemáticas sociales y en este caso en particular, con el de la violencia de género. Cuenta la historia de una pareja común y corriente que vive en Toledo y que ya había sufrido una dolorosa separación a causa de los malos tratos que sufrió Pilar por parte de su marido, Antonio. Sin embargo, ésta le da y a la vez se da ella misma, una nueva oportunidad al regresar con él, sin imaginarse que éste desaprovecharía la misma. Inolvidable para mí el papel que interpretan las amigas, quienes son el apoyo de Pilar en todo momento y permitiéndole retomar su destino.


5.- “Los puentes de Madisson” con Clint Eastwood y Meryl Streep. 1995. Una historia preciosa dirigida y actuada por Clint Eastwood, que también lleva a la reflexión sobre el tema de la infidelidad en la pareja, al ser el personaje femenino infeliz en su matrimonio pese a tener lo que se cree que hará feliz a una mujer y que se enfrenta, ya en la edad madura, a vivir una intensa relación que la dejará marcada el resto de su vida. Un tema tabú que se descubre al final y que es más frecuente de lo que se cree.


6.- “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” con Victoria Abril, Federico Luppi y Pilar Bardem. Gracias a la preocupación de la televisión pública por emitir la producción nacional, pude descubrir esta cruda, pero maravillosa película de la mano del director Agustín Díaz Yanes y protagonizada por Victoria Abril quien, se llevó merecidos premios gracias a su dramática actuación. La historia no puede ser más realista y quizás, la de muchas mujeres en el mundo quienes, caen a lo más profundo del abismo víctimas de las circunstancias que las rodean y hasta de sus propios errores. Al final, Gloria emerge como un ave fénix, pero sin grandes pretensiones, solo como una mujer normal que lucha y sobrelleva sus problemas con sus propios medios.


viernes, 30 de abril de 2021

FIN DE LAS ELECCIONES

 


Vídeo. La hora nacional

"LOS MAESTROS OFRECEN LECCIONES, LOS GRANDES MAESTROS DUDAS". Richard Sennett

Cuenta una leyenda acerca de un sujeto que en cada campaña electoral se mostraba ambiguo, sin comprometerse abiertamente a favor de nadie, pero que el día de las elecciones y cuando ya se sabían los resultados, aparecía de la nada en los festejos y se acercaba al ganador o a los líderes de campaña diciéndoles: “Ganamos ¿no?”

No sé si será verdad, pero lo cierto es que parece que la táctica le funcionó, porque luego él y algunos miembros de su familia se colocaron como funcionarios públicos en diversas instituciones del estado.

Y es que es así como funciona la política en Ecuador. Como una agencia de empleos mediante el cual, los candidatos ofrecen trabajo, más no los mecanismos para crear fuentes de empleo, sino puestos temporales o definitivos directamente en las instituciones públicas. Y no me refiero a los cargos de elección popular o los de libre remoción que por algo su nombre lo indica, ya que ellos se escogen de acuerdo al círculo íntimo o de confianza del gobierno de turno para las funciones específicas de su gobernanza, sino a cargos que se conocen en Ecuador como burocracia y que son los que, para bien o para mal, determinan el normal funcionamiento de un país por lo que, muchos electores trabajan en las campañas y luego votan en función de ello, con la esperanza de un cargo sea para el hermano mayor, el marido o para la madre de familia que salve o mejore la economía del hogar. Por ello, es que las campañas son, además de intensas, encarnizadas, violentas y agudizadas, ahora más, por la irrupción de las redes sociales donde -como es de esperarse- no se hace campaña en función del bien colectivo como país, sino del individual por lo que el odio, la venganza y la envidia hacen acto de presencia destruyendo relaciones sociales, familiares o los pocos valores que, como nación, aún albergábamos y del cual nos sentíamos orgullosos.

Por esa misma razón, también existe un champús de ideologías que no es raro ver gente que defendía ideales izquierdistas en una campaña, virarse a los de derecha o a las de centro en la siguiente y así, sucesivamente, todo en función de la posibilidad de obtener un cargo ofrecido por parte del candidato de turno.

Pero, lo peor de todo es que, bueno sería que todo quedara en nada transcurridas las elecciones, ya que por algo muchos ruegan no romper las relaciones por causa de la política y volver a la vida normal, luego de prácticamente despellejarse vivos mutuamente, sino que lo más grave es que las consecuencias de ello son la razón también por lo que todo funciona mal en el país.

El vídeo que precede este artículo es del año 1990 y aunque parezca sumamente gracioso y al payaso lo vitoree un público que probablemente esté compuesto mayormente por funcionarios públicos, ya que eran de los pocos que podían permitirse un espectáculo privado de ese tipo, no deja de ser una triste y dolorosa parodia de una realidad que, al parecer persiste al representar a un funcionariado público que hace alarde de arrogancia y de falta de preparación, organización y empatía.

Por lo mismo y a diferencia de países desarrollados, la gestión de la pandemia ha evidenciado el caos, la desorganización y la falta de transparencia de esta forma de gestionar el recurso humano de servicio público, provocando el colapso de la sanidad pública al igual que el de la economía, siendo el primero el más afectado, ya que ha muerto mucha más gente con relación al total de la población, además de afectar a los que esperaban un trasplante o medicamentos para el tratamiento del cáncer, por ejemplo.

Lógicamente que existen honrosas excepciones. Aquellos que, a más de sortear los típicos obstáculos de los concursos de méritos y oposición, tienen que superar la criba de recomendados y encima sentirse felices de haber logrado un segundo o tercer lugar para, de esta manera, darle algún sentido a la figura de estado.

Por ello, es preciso más educación y conciencia sobre los derechos ciudadanos, exigiendo la igualdad de condiciones para obtener un trabajo público. Que no sea un deber cívico solamente acudir a votar sino, como bien lo indica el editorialista Fausto Segovia en el diario El Telégrafo, recuperar la acción política de los ciudadanos, pero dentro del estado y sus instituciones, es decir buscando mediaciones y sensibilidades que ayuden a auto convocar a las personas y a aprender a vivir una real democracia; A BUSCAR SOLUCIONES ANTES QUE A LA QUEJA, EL LAMENTO, LA CULPA O LA VIOLENCIA; a integrar a todos, sin excluir a nadie en la búsqueda de CUMPLIR Y HACER CUMPLIR LOS DEBERES Y RESPONSABILIDADES CIUDADANAS, antes que solamente el EJERCICIO EXCLUSIVO DE LOS DERECHOS.

Solamente de esta manera ganamos todos al funcionar el estado en virtud de la igualdad de derechos y deberes.

viernes, 16 de abril de 2021

LA CANCELACIÓN DE PEPÉ LE PIÚ

 







"Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo" LUDWIG WITTGENSTEIN

La cancelación del personaje de Pepé Le Piú de las series animadas por, supuestamente, incitar al acoso sexual y a la violación ha causado verdadero revuelo en todos aquellos que de pequeños, disfrutamos de las series animadas de Merry Melodies y Looney Tunes con personajes como, además del zorrillo enamorado, Speedy González, el Correcaminos o el gato Silvestre.

Muchos han cuestionado la decisión al considerar que se estaban exagerando las razones para tal eliminación ya que, según unos, el rechazo de la gatita era por el olor que desprendía el zorrillo y que no veían nada de acoso, peor de sexual en el asunto.

Por mi parte, alguna vez había visto un documental sobre cómo realizaban las películas animadas de Disney allá por los años 40 y 50, el mismo que demostraba la genialidad de los dibujantes, tomándose muchas veces como modelos ellos mismos para determinados gags y provocando las carcajadas de todos los allí presentes por sus asombrosos resultados. Sin embargo, parece ser que, bajo el contexto de aquella época los argumentos se realizaran con el objeto de divertir a un público infantil y probablemente se los hacían bajo el criterio que a lo mejor venía del propio dibujante. De allí que los golpes, las humillaciones o los resultados siempre predecibles serían la constante en aquellas series, tendencia que, por cierto, también se repetía en series mexicanas como El Chavo del 8.

Se conoce que Looney Tunes comenzó su andadura en 1930 y al igual que el resto de personajes, fueron creados bastantes años antes que se proclame la Declaración de los Derechos de la Infancia en el año 1959, momento en el cual se empieza a tomar conciencia del entorno y las condiciones que deben rodear a un niño para lograr su sano crecimiento. Sin embargo, no fue hasta unas décadas después que se comenzaron a cuestionar ciertos personajes, especialmente el de Speddy González, que demostraba un mexicano listo pero vago, resignado de su pobreza y siempre en estado etílico, lo que provocó la protesta de dicho colectivo en EEUU por estigmatizarlos y al parecer, con poco éxito a mediados de los 80.

En el caso de Pepé Le Piú que perseguía enamorado a la gatita que, aunque en verdad ella no soportaba el olor, sus ojos desorbitados y la cara de terror cuando lo veía, era para no dejarnos indiferentes. Por otro lado, en el caso del pobre coyote que, pese a que se las ingeniaba con sus maravillosos inventos de la marca ACME, su posible presa, es decir el Correcaminos siempre lograba escabullirse de sus garras ya que lo único que hacía era correr y correr, es decir, nada lo que a mi modo de ver, desmotiva a cualquier persona y no se diga, a un niño en su creatividad e ingenio por la frustración que provocaban sus fracasos.

Personalmente y volviendo al tiempo actual, no estoy de acuerdo en que se haya eliminado a Pepé Le Piú ya que me parece una medida exagerada al ser junto con el resto de los personajes, entrañables y con ciertas características únicas como el caso de Bug Bunny que parece fue inspirado en Rett Butler, personaje interpretado por el actor Clark Gable, con sus miradas sarcásticas y su personalidad astuta. Sí sería ideal, más bien, que sus argumentos se adapten a los tiempos actuales al ser las series reeditadas y digitalizadas lo que tal vez costaría un poco más, pero que serían el mejor antídoto contra los cantantes de regatón con letras que agreden tanto a mujeres y niños, que han sido puesto como ejemplos de contradicción ya que probablemente el origen de ello, es porque dichos compositores se educaron con dichas series.

El cambio estaría, entonces, en corregir lo que los niños leen o ven desde tiernas edades.