miércoles, 16 de marzo de 2011

TURISMO RURAL, FUENTE DE EMPLEO





España es un país que al no gozar de recursos naturales para explotar como el gas y el petróleo, ha hecho del turismo una de sus principales fuentes de ingresos. Solamente en el año 2010 ingresaron alrededor de 54 millones de turistas en España, un ingreso que corresponde al mas del cien por ciento su población que es de 48 millones de habitantes. Sin embargo pese a que ese turismo llega atraído por todo lo que España representa, los españoles han encontrado nuevas formas de ingresos económicos a travez del TURISMO RURAL.

Este tipo de turismo tiene una serie de ventajas que me gustaría resaltar a propósito de la cantidad enorme de pueblitos coloniales que existen a lo largo de la serranía ecuatoriana y de la tan mentada falta de trabajo en las zonas rurales del Ecuador. Ventajas que generarían una fuente de ingresos a tanta gente que ha buscado pequeños pueblos para conseguir una mejor calidad de vida tanto para ellos como para sus hijos (al parecer es la nueva tendencia), a gente que ha optado por regresar a sus lugares de nacimiento buscando la tranquilidad, la naturaleza y la economía que no encuentran en las grandes ciudades y a gente que nunca salió porque decidieron aportar su juventud y su trabajo en aras de conservar el lugar donde nacieron.

El turismo rural de lo que he podido observar se presenta mediante dos formas: primero para pasar las fiestas o los agobiantes veranos alquilando casas en pueblos donde la temperatura es agradable ya que se encuentran en la sierra, rodeados de la naturaleza con montañas y ríos.Tienen dormitorios, sala, chimenea, cocina, baño, etc. O la otra opción muy de moda ahora, que consiste en llegar a estas casas de pueblo, generalmente a pocos minutos de las grandes ciduades y pernoctar en ambientes familiares donde se convive y se come con los dueños de las casas, que dan una atención de primera calidad como si de un hotel se tratase. Es lo que se dan a llamar las famosas "bed an breakfast" y que al parecer nacieron en Francia ante la creciente demanda de lugares donde pernoctar y comer a precios módicos.

Estos pueblos con la ayuda del Estado mediante subvenciones y de las autoridades locales, proceden a reformar estas casas -en esta parte, considero que los españoles han desarrollado la maestría de las reformas de edificios antiguos-, que están deterioradas por el paso del tiempo o por desconocimiento de sus propietarios que ha hecho perder su original estructura, devolviéndoles su aspecto original y resaltando las joyas arquitectónicas. Luego, aquellos que quieren apostar por la hostelería, los decoraran y amueblan como antaño eran, pero dotándoles de todas las comodidades del mundo moderno.

Últimamente este tipo de turismo se está combinando con el llamado turismo artesanal, que intenta rescatar los oficios antiguos como la ebanistería, hojalatería, elaboración de cerámica, eleaboración de tejidos, promoviendo al turista a recorrer estos talleres para que puedan apreciarlos y comprar sus productos. También se propone participar de las fiestas propias de los pueblos, donde se comparte la historia, la gastronomía y las costumbres de sus habitantes. Un ejemplo de ello son las ya frecuentes fiestas medievales, donde los habitantes del pueblo se visten de acuerdo a la época y venden bolsos, objetos decorativos hechos a mano, jamones artesanales o quesos de cabra.

De esta manera se logra conjugar la preservación del patrimonio arquitectónico, se aumenta la autoestima de la población, se cuida la naturaleza, se rescata la cultura del pueblo y lo que es mas importante, se genera empleo.
Publicar un comentario