jueves, 21 de enero de 2021

FOMENTAR EL EMPRENDIMIENTO

 

                                           Foto: althaglatam.com

Pese a que mi empresa -como la mayoría- quedó resentida económicamente por causa de la primera ola de la pandemia del COVID, esto no ha impedido, sin embargo, que del banco con el que opero me llamen repetidas veces para indicarme que tengo un préstamo “pre-concedido” con lo cual, les he manifestado ahí mismo que de momento no me interesa ni tengo pensado un gasto adicional pese a que, parece ser un crédito avalado por el gobierno a través del ICO para autónomos y empresas, con el objeto de paliar los efectos de las pérdidas económicas por causa de la epidemia, lo que aliviaría en algo mis problemas económicos. Algo leí, también, que se puede solicitar hasta 200.000 euros y que, en caso de no poder pagar, el estado se ofrecía como avalista de dicho préstamo hasta en un 80%.

Como decía, no me interesa ya que siempre he considerado que un préstamo es a la final un préstamo y que, como tal, hay que pagarlo así sea a un 2-3%, con una carencia de x meses y a algunos años para pagarlo y lo que es más importante, que habría que saber cuáles son las condiciones.

Todo esto lo comento porque hoy por hoy, uno de los temas recurrentes entre las ofertas de algunos candidatos a presidente del Ecuador ha sido precisamente la de fomentar el emprendimiento entre los ecuatorianos y que, sin embargo, a tenor de sus propuestas más parecen destinadas a captar el mayor número de votantes ya que no indican cómo lo harán ni cómo se financiarán estos emprendimientos.

Más realista parece ser la propuesta del candidato que manifiesta que en su gobierno, se restructuraría las deudas de los pequeños empresarios para que lo puedan pagar en cómodas cuotas y a mayor tiempo para que no se afecten sus negocios que ya están funcionando.

Sean cuales sean las ofertas creo personalmente, que como medida frente a la gran crisis que ha provocado la pandemia, el fomento del emprendimiento debe constituirse como un gran proyecto destinado a diversos colectivos y en diversas etapas. No es lo mismo una madre soltera que no tiene ni siquiera un capital que un empresario que cuenta hasta con avales para empezar cómodamente su emprendimiento, por ejemplo. Tampoco es igual una persona que solamente tiene una necesidad de trabajar que otra que tiene claro la empresa que quiere montar.

Lo que quiero decir, entonces, es que cada caso debe ser tratado de manera especial y para lo cual, debe recibir el asesoramiento y el seguimiento necesario con unas directrices que le permitan emprender con cierto margen de seguridad tanto para el empresario como para el estado y que, para ello, el país cuenta con una cantidad importante de gente preparada en la rama que, casualmente, tampoco encuentra trabajo debido a la sobre cualificación y a la falta de ofertas de trabajo.

Lo anterior, también se constituye en otro problema dentro del drama del desempleo en el Ecuador. El creer que solamente siendo profesional universitario le va a dar a una persona trabajo y una calidad de vida aceptable. Creo más bien que hace falta potenciar la formación profesional o carreras intermedias ya que no existe gente cualificada en las ramas de la electricidad, albañilería, fontanería, etc. Frecuentemente leo quejas de los consumidores por causa de trabajos desastrosos encargados a personas que tienen alguna idea pero que no tienen la cualificación necesaria. Y eso también se vio cuando vinieron a España compatriotas sin la debida preparación que, ante la gran demanda de la construcción tuvieron que recibir una preparación express para encontrarse luego, en plena crisis económica, sin un certificado que avale los conocimientos adquiridos.

Otra forma de fomentar el empleo es la llamada FORMACION DUAL generada en Alemania y que permite a los estudiantes que siguen estas formaciones profesionales trabajar y practicar al mismo tiempo, lo que constituye una forma atractiva de practicar mientras también se aprende además que la empresa receptora, paga sus servicios.

No en vano Ecuador es uno de los países más emprendedores del mundo. Ocupa los primeros lugares en la tasa TEA o Actividad Emprendedora Temprana y será por ello, que muchos que hemos salido del país hemos comprobado que tenemos madera de emprendimiento. Lo vemos en la cantidad de empresas que hemos montado en EEUU, Europa y otros continentes, sea a través de un restaurante, una empresa de envíos, una panadería, una clínica o una empresa de importación y exportación, entre otros. Todo, porque nos vimos primeramente en la necesidad económica y luego, porque vimos que podíamos ser capaces de ser creativos. Lo mismo en Ecuador y ejemplo de ello, la dan muchas mujeres que son un soporte económico importante de la familia.

Todo ello porque la gente desea trabajar honradamente y no tener que depender de un puesto público.

 

No hay comentarios: