miércoles, 4 de agosto de 2010

El arquitecto Gaudí y Barcelona

Detalle Sagrada Familia
Iglesia Sagrada Familia
Casa Batlló


Cuando pienso en Barcelona creo que me pasa lo que a muchas personas: inevitablemente lo asociamos a Gaudí. Y es que las obras mas representativas de Barcelona son casualmente las de este famoso arquitecto catalán, nacido en Reus. La Sagrada Familia, la Pedrera, Casa Batlló, parque Güell, y muchas mas de su vasta obra han permitido, -al menos para mí- que inspirados en él, Barcelona sea siempre un referente para los grandes cambios en cualquier ámbito, sea artístico, arquitectónico, social, etc, por lo novedosos, transgresores y vanguardistas.

Por lo mismo no he podido compararla con Madrid, por que cada una es única, singular, distinta, con personalidad propia.

Tuve la suerte de viajar a Barcelona y conocerla gracias a que tenía que hacerlo periódicamente por mis estudios y cada vez me enamoraba mas de ella. Siempre he creído que a Barcelona hay que mirarla y disfrutarla mirando hacia arriba, por la cantidad de edificios y monumentos artísticos de los mas variados estilos.

La obra de Gaudí en concreto, es para mí difícil describirla ya que no soy arquitecta y muchos que sí lo son, han intentado hacerlo, distribuyéndola de acuerdo a las diversas etapas de su vida. Tiene un estilo marcadamente ecléctico, producto de la influencia de la naturaleza, del arte gótico, del islamismo hispanico, del arte oriental, etc, dando como resultado obras de arte de una belleza indescriptible, ricas en detalles, plasmadas tanto en edificios como en mobiliario, vidriería, urbanismo y paisajismo.

Su obra cumbre, a la que dedicó por entero los últimos años de su vida fue la iglesia de La Sagrada Familia, que es de una belleza original e impresionante, que sin lugar a dudas puede explicarse su construcción a la luz de una profunda fe católica. Cuando la ví, me parecía que las piedras brotaban de sí mismas y es tan monumental, que se necesitan varios minutos de observación para no perderse detalles.

Fuera de su personalidad profundamente cristiana, en lo que respecta a Gaudí como profesional, vale recalcar que no hacía planos de sus obras, sino que lo hacía en maquetas para tener una visión tridimensional de las mismas, y conforme avanzaban las obras, improvisaba, agregaba o disminuía detalles, lo que se explica de alguna manera su estilo tan personal. Además siempre trató de aprender cosas nuevas y perfeccionarlas, como es el caso de la forja en hierro, que ha dejado muestras de su exquisito entender del arte a travez del hierro.

Lamentablemente no creó escuela, debido a que no dejó nada escrito, pero ha quedado para la posteridad su original obra, para la vista de los que somos especialmente sensibles a la belleza.
Publicar un comentario