miércoles, 30 de noviembre de 2011

ATUNTAQUI, Capital de la Moda Ecuatoriana


Foto:Fritadas de Amazonas


Cada vez me estoy convenciendo más que “micro empresario” son malas palabras en Ecuador. Leía en algún lado que un tipo le decía a otro a modo de maledicencia, “ ahora sí, espero que tengas un negocio propio, para que sepas lo que es bueno”.

Menos mal, que algunos ecuatorianos hacen caso omiso de estos falsos agoreros, como es el caso de la población de Atuntaqui, en la provincia de Imbabura que se han convertido en un ejemplo de emprendimiento a nivel nacional.

Yo ya conocía este pueblo trabajador debido a que hace varios años, - mas de veinte - tuve que realizar mis prácticas profesionales en dicha ciudad y desde ya, me llamaba la atención de los maravillosos tejidos a mano que realizaban sus mujeres. Muchas de ellas eran funcionarias públicas, pero la mayoría, - sino todas - anhelaban en un futuro no muy lejano, tener su propia fábrica textil con la cual ser independientes y ganar un salario digno, al observar que muchos de sus vecinos lo habían hecho y a tenor de sus aspiraciones, les iba muy bien.

Atuntaqui a pesar de ser un pueblo pequeño, se le veía que crecía a pasos agigantados, ya que tenían en aquel entonces tres bancos, un centro de salud hospital, varios restaurantes, una clínica del Seguro Social y varios colegios.

Me contaban aquellas mujeres que todo empezó con la llegada de unas monjas españolas al colegio femenino de la ciudad, que les enseñaron el arte del tejido y yo misma – como ya lo he dicho- pude constatar la magnifica herencia que les habían dejado. A los pocos años se instaló la primera fábrica, “Imbabura”, que actualmente ha sido rehabilitada como reclamo turístico y a partir de allí, con el espectacular repunte hacia el año 2000, comenzaron a instalarse pequeñas fábricas que han convertido en lo que es hoy Atuntaqui, la ciudad de la industria textil.

Atuntaqui viste con sus productos al 20 por ciento del Ecuador, así como también exporta a Colombia, Perú, Chile, Costa Rica, Argentina y otros países a través de 500 pequeñas y medianas empresas, mas de 200 almacenes y la venta directa en los lugares de comercialización. Las claves de este evidente éxito, se debe según los empresarios, a que se asociaron y luego organizaron ferias para exponer sus productos.

Pero lo mas interesante de todo es que éstos micro empresarios, no se han dormido en sus laureles, puesto que han decidido crear su propia moda, ya que antes tenían que contratar a expertos extranjeros para que elaboren las colecciones. Para ello han firmado un convenio para los estudios de un Instituto Experimental de Moda, Diseño y Capacitación.

La idea apunta a dar un giro al trabajo de las textileras, ya que estudiarían ellos mismo las tendencias de moda, es decir preverán con meses de antelación los colores, texturas y estilos que se impondrán, organizarán esta información y la entregarán a las factorías. Algo nuevo en Ecuador, donde evidentemente no existe moda.

De esta manera, se reforzará aquello de ser “La capital de la moda de Ecuador”, a la vez que explotarán aún mas su potencial turístico, textilero, artesanal y gastronómico, no en vano a esta ciudad también se la conoce por su famosa fritada que va acompañada de mote, patatas y tostado, que en mi último viaje pude constatar cómo lo preparaban de forma higiénica y responsable.

Evidentemente, ésta es la forma de crear empleo ya que según estadísticas, Antonio Ante (Atuntaqui y sus parroquias) es el cantón con menos tasa de desempleo en el país (3%) y el lugar de donde muy poco emigran sus habitantes.

Algo digno de imitar.
Publicar un comentario