domingo, 28 de marzo de 2021

USO EFICIENTE DEL ESPACIO EN LA VIVIENDA

 

Cuando a mi padre le tocó ejercer un cargo de elección popular en la ciudad donde había nacido, luego de haber ejercido de periodista en el diario El Comercio durante más de 30 años, se vio obligado junto con mi madre a alquilar una vivienda para residir durante los cuatro años correspondientes a dicho ejercicio. Lamentablemente, al haber poca oferta por ser una ciudad bastante pequeña, apenas consiguieron un segundo piso bastante grande para una pareja -unos 100 metros- con la particularidad que la vivienda tenía un baño principal en el que a duras penas podía caber una sola persona aunque, eso sí, el salón era tan espacioso que podían caber tranquilamente unas cien personas, lo que demuestra la importancia que se da por esos lares a la socialización mediante grandes espacios de índole privada.

Esta distribución demostraba, además, la informalidad reinante en cuanto a la construcción y el diseño de las viviendas las mismas que se hacen sin ningún criterio profesional y dando lugar a verdaderas chapuzas arquitectónicas de las que no se salvan, muchas de las veces, ni siquiera las construcciones públicas.

En efecto, se desperdician cantidades enormes de espacio que representan, no solamente la pérdida de dinero, sino de metros valiosos los mismos que, de ser aprovechados adecuadamente, servirían para múltiples funcionalidades evitando de esta manera, la extensión innecesaria de la ciudad que reclama luego los servicios básicos como alcantarillado, agua potable, luz, espacios verdes, etc. del que ninguna autoridad, por más eficiente que sea, puede administrarla.

Por lo mismo, me llamó mucho la atención en España de la optimización que se da al espacio en las viviendas ya que, pese a ser inmensamente grande el país, existe mucha falta de espacio en las grandes ciudades debido a que los espacios rurales y urbanos están perfectamente delimitados, dándole a cada uno el uso que se requiere por lo que es imposible ver viviendas en medio del campo, por ejemplo, o animales de granja dentro de las viviendas urbanas.

A continuación, comparto un vídeo de un programa de televisión que vi y que luego lo encontré en internet, ahora como una promoción del arquitecto que lo realizó, de una vivienda de menos de treinta metros cuadrados dentro de Madrid, en donde la funcionalidad no está reñida con el aprovechamiento del espacio ni con la estética, haciendo que la misma sea un lugar acogedor y vivible.



No hay comentarios: